Patria

Autor; Fernando Aramburu9788490663196_g

Año: 2017

Esta novela narra a través de los integrantes de dos familias, la realidad social del País Vasco, durante las dos últimas décadas marcadas por los atentados de la banda terrorista ETA y su posterior abandono de su “lucha armada”.

Bitori es la viuda de un empresario vasco asesinado por la banda terrorista. Mirem es una gran amiga suya pero, la distinta actitud que adoptan ambas ante la situación generada tras las amenazas de la banda al marido de Bitori, crea entre ellas un muro, inexplicable en una situación normal aunque explicable en aquel entorno. Y precisamente, el relato explica con mucho detalle como ese tipo de situaciones ocurría con total normalidad en aquella sociedad.

La novela me ha parecido muy buena, aunque no me ha resultado atractiva su lectura, y espero ser capaz de explicar con palabras la razón de esta afirmación que parece contener enunciados contradictorios.

Me ha parecido muy buena porque constituye una crónica social que, para los que no conocemos la sociedad vasca, clarifica muy bien las bases sobre las que se sustentaba el terrorismo de ETA y cómo pudo haber persistido durante tantos años. La información que aporta el libro permite concluir que, como todo fanatismo, se alimentaba de personas ignorantes fáciles de convencer de que eran soldados que ejecutaban una misión trascendente y, en segundo lugar, el amedrantamiento de la sociedad también era un elemento fundamental.

Así, me ha gustado la contraposición, dentro de una misma familia que vive en un pueblo pequeño donde la influencia de la violencia independentista es muy fuerte, de un joven inculto que enseguida se hace militante de ETA, mientras que su hermano mucho más cultivado, consigue escapar de la presión a la que es sometido para que siga el mismo camino., siguiendo los consejos de su hermana que le dice que los libros le salvarán.

Una de las cosas que más impacta es ver como unas pintadas hechas contra un empresario que no paga el impuesto revolucionario, hacen que, de repente, todo el pueblo le dé la espalda, retirándole el saludo y la participación en todos aquellos actos sociales de los que solía participar. Incluso sus mejores amigos, a sabiendas de que lo que le sucede es muy injusto, colaboran con el vacío al que es sometido, por simple cobardía.

También impacta la irracionalidad con la cual, gran parte de la sociedad, incluyendo a la iglesia, era capaz de justificar los actos de terrorismo, mostrando una total falta de empatía con las víctimas y comparando el sufrimiento de éstas, con el de los familiares de los presos etarras.

Hay muchos más detalles, como el ocultamiento de ser hijo de un asesinado por la banda, las torturas de la Guardia Civil a los etarras detenidos, la rudeza de la madre de un terrorista que justifica todo aquello que ha hecho su hijo, aunque implique cambiar de un día para otro su ideario de toda la vida, que perfilan muy en detalle a aquella sociedad. No tengo criterio para valorar si este perfil es preciso, simplemente puedo decir que parece creíble.

Hasta aquí una simple argumentación de por qué la obra me ha parecido buena. En relación a que no me haya resultado atractiva, el deprimente paisaje social que dibuja ha influido bastante en ello. Todo el relato está rodeado de tristeza, injusticia, apatía ante la injusticia, miedo, cobardía, rasgos que impregnan a los personajes del relato. Únicamente el personaje de Arantxa, hija de Mirem, aporta un poco de positivismo en el relato, a pesar de que curiosamente es uno de los personajes más damnificados y por algo ajeno al conflicto.

Por otra parte, como ya se ha comentado, la obra se centra en describir una situación social a través de los distintos papeles que interpretan los miembros de dos familias pero, no consigue crear un elemento de intriga acerca de una resolución final que invite al lector a mantenerse enganchado. Lo más relevante se conoce casi desde el principio y no se genera ninguna expectación sobre algo que pueda ocurrir, salvo la simple descripción de como transcurren o han transcurrido las vidas de los protagonistas. Únicamente hay cierta expectación acerca de la postura que adoptará el hijo de Mirem, militante de ETA, ante algunas cuestiones que se le plantean. Precisamente, su cambio de postura final me ha parecido un poco forzado en relación con el transcurso del relato.

El estilo narrativo también tiene particularidades que no me han convencido. Así, el narrador emplea mucho el recurso de hacerse preguntas para responderlas luego,evitando así la narración continua. Se trata de un recurso que estéticamente no me ha gustado. Por otra parte, la cronología de los hechos a lo largo del relato me ha parecido muy errática, ya que, se hacen continuos saltos en el tiempo, algo que sería llevadero si sólo ocurriese cuando el relato cambia de personaje pero, al unirse ambas variables, en ocasiones resulta complicado ubicarse temporalmente.

También es fácil apreciar en el relato incorrecciones en el uso de los tiempos verbales, en concreto el condicional en lugar del pretérito imperfecto de subjuntivo. Supongo que será algo típico en el uso del castellano en el País Vasco y por ello lo refleja así el autor.

Castillos de cartón

castillos_de_cartonAutora; Almudena Grandes

Año: 2002

La repentina noticia de la muerte de Marcos sacude a maría José, que rememora el extraño vínculo que en la década de los 80, en su época de estudiantes, les unió junto a Jaime, en un triángulo amoroso tan fuerte como extraño y poco convencional.

En primer lugar tengo que decir que, en relación con otras novelas de Almudena Grandes, en esta novela se cuenta poco, ya que, la extensión es incluso inferior a la de “Las edades de Lulú”, lo que no quiere decir que esté mal contado, simplemente me refiero a ello porque con esta autora me he acostumbrado a historias extensas que, al estar tan bien contadas, conforman una combinación perfecta.

Al haber leído previamente la sinopsis de la obra, quedé un poco decepcionado porque me esperaba que se profundizase un poco en la época de la movida madrileña. No estoy de acuerdo con el narrador, cuando dice que ese tipo de historia sólo podría acontecer en 1984, no diez años antes, ni diez años después. En realidad desconozco el escenario de esos años y las razones de que esa relación tan poco convencional no se pudiese desarrollar, por ejemplo, en los 90. La razón de mi desacuerdo es que no se aportan argumentos para estar de acuerdo, ya que, en ningún momento se describe una ambientación que haga referencia a la época en la que se desarrolla, salvo breves referencias a algún local de Malasaña o a una canción del grupo paraíso, en una de cuyas estrofas se puede encontrar el título de la novela. Es decir, que el lector no tiene la sensación de estar leyendo una historia que se desarrolla en el Madrid de los 80, ya que, no hay rasgos identificativos o específicos de esa época y, por ello, no puede entender las razones por las cuales esta historia solamente se podría desarrollar entonces. Posiblemente la autora tiene claras las razones de ello, pero no las traslada al relato.

Por lo demás, la novela me ha gustado, destacando especialmente el modo en que la autora puede llegar a normalizar una historia que, siendo generoso, se podría definir al menos como muy poco convencional. Consigue así que el lector rápidamente olvide lo estrafalario del contexto para centrarse en las complejas personalidades de los personajes. en cómo afrontan esa situación y los efectos que posteriormente tendrán en su vida, si bien, en este caso, la corta extensión de la novela aporta limitaciones en ese sentido. También me han gustado las referencias al contexto artístico en el que se desenvuelven los personajes, especialmente en su época de estudiantes.

En esta novela el sexo, elemento recurrente en algunas obras de la autora, tiene gran presencia, constituyendo un rasgo importante en la construcción de los personajes, no sólo en relación a las situaciones en las que se ven envueltos, sino también por estar relacionado con algunas taras personales con las que se introducen en ese curioso triángulo en el cual, la superación de tales taras constituirá un gran refuerzo para esa unión.

Y azul

51wxpakr13l-_sx260_Autor: Christopher Paul

Año:2017

Meg es una jovencita norteamericana a quien el mismo día, la echan del trabajo, descubre a su pareja con otra mujer y pierde a sus abuelos, que habían sido sus padres en los últimos diez años, tas la trágica muerte de los suyos. Todo esto le obliga a regresar a San Francisco, donde se encontrará con nuevas sorpresas.

Se trata de una novela muy mala, no por lo fantasioso de su argumento, sino por la ausencia de rigor que dé credibilidad a la fantasía . El argumento es de una simplicidad tal que ¡la sucesión de tramas que se van surgiendo resultan absurdas. Se hace desaparecer a protagonistas sin apenas explicación, otros cambian de rol en la trama sin explicaciones convincentes o creíbles, se mezcla en las tramas a la CIA, el FBI o el ejército, como si todos fuesen lo mismo….. En resumen, mejor emplear el tiempo en otras cosas, que hay mucho para leer. Lo único bueno es que es tan simple que se acaba rápido.

Los aires difíciles

9788483835005Autora: Almudena Grandes

Año: 2002

Traigo otra novela de Almudena Grandes, a cuya obra estoy prestando especial dedicación este verano.

En esta ocasión la historia transcurre en Rota, un pueblo costero de la provincia de Cádiz en el que los dos protagonistas principales, Juan Olmedo y Sara Gómez, establecen su residencia tras dejar Madrid, para intentar escapar de un pasado que desean olvidar, por distintos motivos-.Ambos personajes son vecinos y, con su asistenta como nexo de unión, van tejiendo una relación de amistad, en la que Juan, su sobrina, su hermano (que posee una deficiencia mental), su asistenta Maribel y el hijo de ésta, van formando una especie de unidad familiar en la que comparten vivencias pero mantienen ocultas ciertos pasajes de sus vidas.

Como es habitual en las novelas de Almudena Grandes, los personajes arrastran un poso de tragedia en su vida, que les otorga una importante carga de pesadumbre presente durante todo el relato y que se trasmite con bastante realismo al lector. En el caso de Juan, se trata de una tragedia familiar que supuso el amargo final de una historia de amor imposible, aunque posible en una clandestinidad en la que él era desesperadamente cautivo. En el caso de Sara, las circunstancias de sus padres la hicieron vivir una infancia con una familia adoptiva, con la que disfrutó de una serie de comodidades que luego, al tener que volver con su familia verdadera y conocer las circunstancias que condujeron a esa infancia prestada, la sumió en una amargura que marcaría el resto de su vida.

A lo largo de la narración, al tiempo que se van estrechando los lazos entre los protagonistas, en esa nueva ubicación en la que han decidido iniciar una nueva vida y huir de su pasado, se va desgranando con minuciosidad, en pasajes intercalados, el pasado de los protagonistas, sus tragedias particulares que les han hecho converger en ese punto de la costa gaditana, en el que todavía pueden acontecer nuevas tragedias.

Me ha gustado especialmente como Maribel, protagonista secundaria, va ganando paulatinamente protagonismo y, asumiendo el rol que le otorga su clase social, cultura y, sin hacer nada que pudiese perjudicarla por las malvadas habladurías que inevitablemente se producen en un pueblo, acabase siendo una pobre vencedora, aunque pagando un precio muy alto.

Otro rasgo de esta escritora es que en sus novelas suele haber un protagonista infantil (o adulto del que se hace un repaso durante su etapa infantil) a los que dota de una madurez y lucidez que, si bien en ocasiones pone en peligro su credibilidad, aporta puntos de vista interesantes a los relatos.

Por poner una pega, no acabo de entender el sentido de la aparición repentina y fugaz, mediada ya la novela, de un protagonista en la niñez y adolescencia de Juan Olmedo, con el que se reencuentra años más tarde. Me ha parecido un añadido extraño, que no viene muy a cuento.

Siendo una recomendable y buena novela, en mi opinión no está a la misma altura de otras novelas de la autora como “El corazón helado” o “Malena es un nombre de tango”, si bien, hay que tener en cuenta que se trata de dos novelas excepcionales que dejan el listón muy alto y, consecuentemente, las expectativas del lector al abordar una nueva novela de la autora.

El corazón helado

el-corazon-helado_9788483836231Autora: Almudena Grandes

Año: 2006

Esta extensa y grandísima novela es muchas cosas en sí misma, por ello, me resulta muy complicado resumir mis impresiones, sin dejar muchas cosas en el tintero. .

La novela tiene una serie de historias y tramas que convergen en torno a dos personas, Álvaro y Raquel, que se conocen cuando en el entierro del padre de él, un rico hombre de negocios madrileño, la descubre allí, en un lugar en el que una desconocida como ella estaba de más, salvo por alguna oculta razón que Álvaro desconoce. El conocimiento de estos motivos les envolverá en una historia cuyas consecuencias serán insospechadas porque, como se repite en la novela, el todo sólo es igual a la suma de las partes cuando éstas no interaccionan entre sí.

Me ha encantado la manera en que se construye una difícil historia de amor, con muchas luces y muchas sombras, en la cual hay muchos actores secundarios cuya existencia es la que ha permitido que dicha historia comenzase pero que está claramente desequilibrada porque sólo una de las partes es consciente de su existencia. La llegada a un punto de la relación en el que las sombras deben salir a la superficie pese a que, en ese punto sería mejor que nunca hubieran existido, es el principal aliciente de la narración porque, a la vez que esta historia va avanzando, vamos conociendo más y mejor a los actores secundarios.

Así el relato va intercalando la historia de Álvaro y Raquel, en 2005, con la de parte de su árbol genealógico, en pasajes en que los actores secundarios del tiempo presente, se convierten en actores principales de sucesos acontecidos en la Guerra Civil española, en la Segunda Guerra Mundial, en el exilio en Francia tras estas contiendas bélicas, o en la llegada de la democracia a España.

La novela es muy extensa y he de decir que, en determinados momentos, hacia la mitad del relato, cuando se profundiza en determinados acontecimientos de la vida de los antepasados de los protagonistas, se hace un poco densa. Sin embargo, a partir de la mitad del libro, todo transcurre de modo más fluido e imparable hacia la resolución final. Digo de modo fluido, aunque no es un término compatible con el rico y delicado estilo de la autora, incapaz de describir los hechos sin darle una envoltura bella y profunda que, en ocasiones, puede ser incompatible con la intriga generada en los lectores menos pacientes.

Otros elementos característicos del estilo de la autora son los continuos saltos temporales en períodos de tiempo cercanos, que pueden causar cierta confusión o la intercalación de los diálogos reales con los propios pensamientos de alguno de los interlocutores, elemento estilístico que personalmente me parece original y enriquecedor. Otro rasgo típico de la autora es que determinados personajes se presentan en la novela pero es necesario avanzar en ella hasta poder llegar a conocerlos bien, lo que puede hacernos creer que se nos han pasado por alto cosas de ellos cuando todavía eran unos desconocidos para nosotros.

Los personajes están muy bien caracterizados, el lector tiene la impresión de conocerlos bien a todos ellos, especialmente a los fundamentales, a pesar del gran número de personajes que, en mayor o menor medida, se nos presentan como intérpretes de una larga historia, una historia española. Asimismo, los escenarios y sucesos históricos que sirven de decorado, más bien triste decorado, para las vidas de los personajes de la novela parecen firmes, detallados y bien documentados

La novela aporta muchos matices. Así, puede considerarse que se trata de un homenaje a aquellas personas cuya derrota borró su historia, aunque no su memoria y, no me refiero sólo a la derrota en la contienda civil española, sino también a la derrota que supuso su victoria en la contienda mundial, cuando ésta no tuvo las repercusiones esperadas y su papel en ella fue minimizado. Pero también aporta una visión y reflexión sobre la conducta humana en momentos trascendentales en los que el miedo es el principal compañero de todos. Se nos retrata a los listos oportunistas (porque hasta el más listo se convierte en tonto cuando tiene ante él a alguien más listo), a los cobardes que se esconden hasta que la situación se vuelva favorable, y a aquellos a los que sus ideas siguen dirigiendo sus conductas, hasta el punto de abandonar a sus seres queridos si creen que por ellas éstos están en peligro, porque, como decía Teresa, un hombre sin ideas no es nada. Lo bueno de esta novela es que abarca tantos aspectos de la personalidad de un país, que cada lector puede encontrar distintos matices o mensajes, cuando la interioriza y compara con sus vivencias o conocimientos.

Pese a que la novela es extensa, he echado en falta, hacia el final, alguna reflexión más de Raquel, en primera persona, relativa a los momentos más recientes de su relación con Álvaro. Quizás sea porque Raquel es el personaje que más me cautivó (en parte por la intriga que durante gran parte de la novela despiertan sus intenciones e intereses), o porque me acostumbré a que todos los pasos de esta relación fueran finamente desmenuzados y me faltó la visión final por parte de Raquel.

En cualquier caso, esta novela me ha parecido buenísima y un buen ejercicio para comprender nuestra historia reciente porque, como se suele decir, necesitamos conocer el pasado para entender el presente, conocer lo que fuimos para entender lo que somos. Seguramente me he dejado muchas cosas en el tintero, porque esta novela es muy grande en todos los sentidos.

 

Por último, teniendo en cuenta el trasfondo de la novela , que ya de por sí puede ser motivo de rechazo para muchos, me gustaría hacer una serie de consideraciones no literarias.

Entiendo que pueda haber gente a la que esta narración le produzca rechazo, por prejuicios de índole política. De hecho, el mensaje que difunde la novela ya lo prevé. Y digo que lo entiendo porque hay gente cuya versión de lo que sucedió puede entrar en contradicción con algunos de los hechos que se cuentan, basados en historias reales, porque prefiera no conocerlos para poder seguir creyendo su versión, sin que su conciencia se vea afectada.

También puede haber quien recrimine a esta narración que sólo se cuenta la historia de un bando y que, en el bando vencedor también hubo mucho sufrimiento, y hablo de bandos teniendo en cuenta que mucha gente estuvo en uno u otro sin convencimiento, sino por azar u obligación. Eso es cierto, en toda guerra hay mucho dolor y sufrimiento para todos, incluso para aquellos a quienes las razones por las cuales se lucha le son ajenas. Sólo se habla del sufrimiento de un bando, el perdedor pero, que sólo se hable de esa parte no convierte en menos verídica la historia y, además, del sufrimiento del bando vencedor ya hablaron otros durante cuarenta años.

Incluso en el bando vencedor hubo perdedores y no porque hubiesen sufrido algún padecimiento o pérdida relevante, sino porque se dieron cuenta de que aquello que habían contribuido a crear tenía poco que ver con los ideales que alimentaron esa lucha, y el libro lo retrata en la persona de Eugenio que simboliza otros nombres reales como se apunta en las notas de la autora. A mi se me vienen otros a la cabeza (supongo que de los que la autora engloba en la oposición moderada), junto con esos ideales fascistas y también laicos, republicanos y anticapitalistas. Pero ya se sabe que los que cuentan con el poder absoluto pueden manejar la realidad y la historia a su antojo y tomar, de su supuesto ideario, sólo aquello que le conviene

La isla del fin de la suerte

Autor: Lorenzo Silva9788423340514

Año: 2001

Estamos ante una novela que es, a su ve, un experimento literario, dado que, su autor permitió a sus lectores elegir por votación el camino a seguir al final de cada capítulo, entre varias opciones, así como el final del relato, que transcurre en una pequeña isla del Báltico a la cual, un millonario español invita a un grupo de amigos, entre los que está su sobrino Ismael, protagonista y narrador, en primera persona, de lo que acontece.

Lo que prometía ser una plácida estancia se convierte en una dramática situación (aunque contada con cierto tono de humor) cuando acontece el asesinato de uno de los invitados y una serie de sucesos que los dejarán aislados ante un asesino que está entre ellos.

Se trata de una novela breve, ocurrente, con un tono jocoso y de parodia, que resulta entretenido pese a que no tiene una argumentación demasiado elaborada en lo relativo al hilo conductor de los sucesos que se van encadenando que, hay que recordar que no elige el autor en su totalidad. Esto le resta un poco de intriga pero no falta el entretenimiento siempre que no se espere un relato de suspense al uso.

Bajo los tilos

Aut85190-bajo-los-tilosora: María José Moreno

Año: 2013

Novela de tintes dramáticos que tiene como hilo conductor la extraña muerte de Elena, una mujer en la madurez de la vida, que se produce cuando, sin razón aparente, viaja en avión desde Madrid a Nueva York, sin que hubiese razones para que tomase ese avión y abandonase, sin previo aviso, a su familia.

María, su hija, está desconcertada y, tras leer una carta que encuentra entre los objetos personales que portaba su madre, comienza a investigar determinados pasajes del pasado de ésta que desvelarán dramáticos acontecimientos de su vida, totalmente desconocidos para ella.

Se trata de una novela breve, bastante amena, correctamente escrita y entretenida. No he visto muchas más pretensiones que estas, por ello, no cabe esperar mucho más. Es un a trama correcta, con unos personajes lo suficientemente trabajados para entender lo que se cuenta, ni más ni menos.

No obstante, también he de decir que me ha parecido poco creíble que María, ya casada y madre, se sorprenda tanto por sus hallazgos acerca de la relación de sus padres, ya que, pese a los esfuerzos de unos padres por esconder una mala relación, hay detalles que no escapan a los sentidos de unos hijos que ya han llegado a una edad adulta. Por esta misma razón, tampoco resulta creíble que María tuviese una imagen idílica de su padre y que, tras sus descubrimientos, parece que esté describiendo a una persona totalmente distinta.