El susurro de la caracola

Autor: Maxim Huerta

Año: 2011

Ángeles Alarcón es una mujer humilde para quien la vida cambia, cuando una tarde ve en el cartel de un cine de la Gran Vía, la imagen de Marcos Caballero, un joven y guapo actor a quien el estreno de su primera película supone el gran salto al estrellato.

A partir de entonces Ángeles comienza a comportarse de manera obsesiva, trasladando su actividad cotidiana a la zona en la que reside Marcos, para poder seguir todos sus pasos y, finalmente, llegar a ser su asistenta.

Como en anteriores novelas de este autor comentadas en este blog, se trata de una bonita historia en la que el autor dibuja a la perfección un personaje al que, va dotando de sentido y profundidad a lo largo del relato, destacando sobre todo aquellos aspectos emotivos y sentimentales, y lo hace pese a las limitaciones que a priori presenta el personaje, una mujer de vida humilde con antepasados también humildes, marcados por una penosa resignación femenina ante ciertos comportamientos masculinos.

De este modo, pese a que la historia principal parece la obsesión de Ángeles con el joven actor, los pasajes intercalados que narran ciertos aspectos de su vida anterior, así como la de su madre o su abuela, son los que constituyen el verdadero valor de la historia, aunque en un principio el lector pase por encima de ellos de puntillas, al considerarlos como algo menor.

Son esos pasajes los que al final darán sentido al desenlace que lo explica todo de manera sorprendente y, en mi opinión, muy brillante. Y es al final cuando se entiende que ese papel que el autor parece dar a la historia previa de Ángeles, como en un segundo plano, ha de ser así para poder guardar el secreto de ese gran final.

Un  aspecto negativo, al menos para mí, que ya se ha comentado en novelas previas del autor, es que la novela al principio se hace un poco lenta y tarda en enganchar. La ventaja de haber leído otras novelas suyas es que, se sabe que al final aparecerá una bonita historia y que la espera habrá valido la pena. En este caso, incluso se hace corta y parece que se acaba antes de tiempo, o de lo que nos gustaría.

La afinidad alquímica

Autora: Gaia Coltorti

Año: 2014

Esta obra narra una historia de amor, muy poco convencional, con un estilo que me ha sorprendido gratamente.

Giovanni y Selvaggia son dos hermanos mellizos, separados desde muy jóvenes debido al fracaso en el matrimonio de sus padres, que se conocen con dieciocho años cuando sus padres vuelven a darse una oportunidad. A medida que se van conociendo surge entre ellos una atracción que se va convirtiendo en deseo, dependencia y amor.

En primer lugar, me gustaría hacer una aclaración. En la sinopsis de esta obra se habla de hermanos mellizos, mientras que en la obra se habla siempre de gemelos. Esto puede resultar contradictorio y extraño, ya que, solemos identificar a los hermanos gemelos con la variedad de gemelos monocigóticos o idénticos que, salvo raras excepciones son del mismo sexo, diferenciándolos de los mellizos. Sin embargo, el término mellizo es una forma coloquial de definir a los gemelos dicigóticos, que es el caso de los protagonistas.

La narración se realiza con un estilo muy especial, ya que, es contada por un narrador que lo hace en segunda persona dirigiéndose al protagonista de la novela, Giovani. En ocasiones se puede entrever cierto tono de reproche o acusación en el narrador, actitud claramente concordante con el posicionamiento social mayoritario sobre esta relación.

No obstante, y aquí está en parte uno de los aciertos de la autora (demasiado joven para haber escrito una obra tan brillante, en mi opinión), se trata de dos hermanos que tienen conocimiento de que lo son, pero no son conscientes de ello, al haberse conocido por primera vez a una edad tan tardía (y aquí estaría uno de los peros de esta novela, la credibilidad de que esto pudiese acontecer). Es decir, ese sentimiento que se va fraguando hacia un hermano/a y que le hace incompatible con otro tipo de sentimientos, también afectivos pero de otra índole, en su caso no ha existido.

Y así, partiendo de esta premisa, la autora va tejiendo una historia combinando muchos elementos como la fogosidad de la adolescencia, la sumisión,  entrega y control de la voluntad ajena que causa o posibilita el amor, los celos, la posesividad, el carácter proscrito de una relación entre hermanos y, como telón de fondo en todo el relato, un cierto aire trágico que no obstante preludia un final incierto hacia el cual el lector se dirige con curiosidad.

Y es que, a pesar de tratarse de una historia protagonizada por adolescentes y escrita por una adolescente, la autora ha conseguido que sea una historia para todos los públicos, con una prosa muy cuidada y una progresividad en la relación entre los protagonistas, que atrapa la curiosidad del lector acerca de cómo se irá desarrollando y cuál será su culminación.

Asimismo, la novela también plantea un dilema moral al lector, acerca de si es lícito poner límites al amor. Este dilema se acentúa en la contraposición del carácter acusador del narrador y la actitud de los protagonistas, que asumen los papeles de cualquier persona en una relación convencional superando el sentimiento de culpa.

Lo que encontré bajo el sofá

Autor: Eloy Moreno

Año: 2013

Segunda novela de este autor, tras su éxito con “El bolígrafo de gel verde”.

Se trata de una novela de las que hace pensar y reflexionar al lector, lo cual es un punto a favor, ya que es mérito de un autor conseguir que a través de una historia  el lector se plantee la adecuación del comportamiento de la protagonista, a pesar de que se trate de un tema muy recurrente.

Me ha resultado también muy grato el comienzo, con una gran cita de John Lennon y la parábola del globo que se escapa.

Alicia es una mujer casada y madre que, por motivos laborales, se ve en la necesidad de dejar el pequeño pueblo en el que vive con su marido, y trasladarse durante la semana a Toledo, para trabajar como profesora en un colegio de la capital castellano manchega.

En esta ciudad, al tiempo que descubre algunos de los secretos que esconden sus calles, se ve inmersa en una situación que hace tambalearse su vida cotidiana, tal y como la conocía hasta entonces. Esto le lleva a replantearse el futuro que desea y compartir sus dudas e inquietudes con otras mujeres que, sorprendentemente, no son tan ajenas a la situación que ella les dibuja.

Me ha parecido una bonita historia ya que, pese a describir y plantear un tema muy recurrente, tanto en la literatura como en el cine, lo envuelve con un acompañamiento muy adecuado, con las viejas calles de Toledo y su historia como telón de fondo, varias historias de amor truncado y una historia de amor floreciente que es impedida por un cruel acoso escolar. Junto a esto, nos encontramos con el protagonista secundario, un oscuro policía depositario de muchos secretos ajenos y propios.

Como pega he de decir que uno de los acompañamientos me parece innecesario y demasiado forzado. Se trata de la denuncia social que aborda el libro, y es que la excesiva alusión a la corrupción política no aporta nada nuevo para el lector y puede llegar a resultar de cierta demagogia, no tanto por incierta, sino por repetitiva, especialmente por su inutilidad, ya que el relato no la necesita e, incluso desvía la atención de lo fundamental de la historia en un desenlace final poco realista, respecto de ese sistema corrupto que se describe.

Me ha parecido muy brillante y original el estilo empleado por el autor para hablar de las historias cotidianas que se desarrollan en el escenario próximo (y no tan próximo) a los protagonistas principales, a pesar de tratarse de personas que sólo tienen cabida en esos momentos descriptivos, sin que se ahonde más en ellas.

En resumen, una novela muy recomendable, con un alto grado de profundización en los sentimientos, acompañado de cierta crítica social centrada en temas muy actuales.

El cielo ha vuelto

Autora: Clara Sánchez

Año: 2013

Se trata de la novela ganadora del Premio Planeta 2013 si bien, no he sido capaz de encontrar en ella atributos que la hagan meritoria de tal galardón.

La protagonista, que narra la historia en primera persona, es Patricia, modelo de éxito a quien la vida sonríe. Un día, durante un vuelo, una mujer le dice que está en peligro y que alguien que forma parte de su vida le desea hacer daño. A partir de entonces Patricia empieza a sufrir extraños accidentes que asocia con el anuncio que le había hecho esta compañera de viaje, e intentará averiguar quien es la persona que la desea perjudicar.

Con este hilo conductor la trama se divide entre la vida cotidiana de Patricia, junto con la narración de algunos episodios de su pasado, vinculados a la presentación de distintos actores de la trama, entre los que Patricia busca a aquel que desea hacerle daño.

Se trata de una novela amena, entretenida, que se lee rápido, pero como muchas otras que hemos leído antes. No aporta ningún elemento que haga que dentro de un tiempo no la recordemos como algo especial. Incluso es difícil encontrar un mensaje claro que trasmita, a pesar de que por momentos parece que hay intentos de ello.

La tristeza del samurái

Autor: Víctor del Árbol

Año: 2011

Novela con un estilo y estructura similar a otra de este autor, comentada en este blog, que me animó a repetir con él.

De nuevo se alternan dos historias en el tiempo, la primera de ellas, en Extremadura, recién concluida la Guerra Civil española, y la segunda en Barcelona, a comienzos de los años 80. En ambas historias hay protagonistas comunes y otros que arrastran las penas por los supuestos delitos cometidos por sus progenitores en el pasado, al menos en los deseos de venganza de las personas que han padecido los actos de aquellos.

La protagonista es María, una abogada que vive amargamente una turbulenta relación matrimonial, que consigue despegar profesionalmente gracias a ganar un mediático caso. Esto le permitirá rehacer su vida y, a la vez, le irá sumergiendo en una trama que se deriva  de la persona a quien ha conseguido condenar a prisión, descubriendo así que ambos están unidos por hilos del pasado que María irá desgranando, a la vez que su vida se va complicando cada vez más.

La novela te sumerge de lleno casi desde el principio. El mérito para ello es construir varias historias que se van entrelazando en torno a los protagonistas de forma muy ingeniosa. A diferencia de lo acontecido en “Un millón de gotas”, el autor no se guarda ningún secreto para desvelar al final, sino que antes de los actos finales están claros los papeles de cada uno en la historia. No obstante, el suspense acerca de cómo se resolverá todo lo compensa con creces.

Como he dicho, la semejanza estilística con “Un millón de gotas” (que es posterior cronológicamente) es amplia y, entre las semejanzas está la crudeza de muchos pasajes del relato, derivados de la gran crueldad  y desprecio por la vida humana que presentan varios de los protagonistas. Estas características serán las que irán orientando las distintas historias que se irán revelando a lo largo de la novela.

En resumen, novela recomendable, si no se tienen escrúpulos en relación con pasajes duros y crueles, y no se esperan finales felices donde ganen los buenos o en los que  la impunidad tenga un castigo.

Crímenes exquisitos

Autores: Vicente Garrido y Nieves Abarca

Año: 2012

En esta ocasión estamos ante una novela policíaca de gran extensión, algo que supone uno de sus principales hándicaps, ya que abre muchos frentes a los que va ser complicado dar una resolución que esté a la altura de las expectativas.

La trama gira en torno a un asesinato de una joven coruñesa, cuyo cadáver es hallado recreando con gran exactitud un cuadro del arte prerrafaelita. Las posteriores investigaciones consiguen establecer un nexo de unión con otro crimen acontecido en el Reino Unido.

La novela se desarrolla fundamentalmente en La Coruña (lo cual me ha agradado al poder reconocer muchos de los lugares en los que transcurre el relato) y, en menor medida, en el Reino Unido. Los personajes del relato me han resultado demasiado tópicos, así, es difícil encontrar un personaje femenino que, a su modo, no sea de gran belleza, también tenemos al atractivo experto que casualmente pasaba por allí y colabora desinteresadamente iluminando a todo el cuerpo de policía acerca de la resolución del caso. Junto a él está la joven y bellísima inspectora de policía, Valentina Negro, principal protagonista. Asimismo, no falta la intrépida y guapa periodista y elrico y respetable hombre de negocios que corrompe a toda la sociedad gallega, contando para ello con los servicios de un repulsivo delincuente y una explosiva abogada sin escrúpulos.

Se trata de personajes perfectamente elegidos y caracterizados para la historia que se quiere narrar pero que, en cierto modo, resultan poco creíbles, especialmente en el entorno en el que se ubican. Otra cosa es que la trama se desarrollase, por ejemplo, en la Costa del Sol.

Hay que decir que la historia es trepidante, abriendo numerosos frentes en torno a un hilo común, enganchando al lector casi desde el principio. Además, se cuida mucho la psicología criminal (como no puede ser de otra forma, teniendo en cuenta el currículum de uno de los autores), así como ciertos detalles relacionados con el arte, fuera del alcance de un ciudadano medio, que dan una perfecta envoltura al entorno de la trama.

Es por ello que, cuando el relato avanza hacia la resolución de los distintos frentes, cae en una serie de pasajes de acción, cuya baja credibilidad contrasta con todo el buen resultado logrado hasta entonces. Es decir, bajo mi punto de vista, una estupenda recreación de varias tramas criminales y delictivas, se ve estropeada por los episodios de acción que intentan ponerles fin.

Esto se ve intensificado en el verdadero final del relato, bien construido cuando todo parece haber finalizado, pero mal rematado, al dotar a uno de los personajes principales de una conducta muy distinta a la que había tenido durante todos los capítulos previos, carente de sentido para un personaje que se rige por el análisis razonado de las situaciones, que finalmente deja su destino ligado al azar.

También hay que destacar el gran realismo reflejado en la descripción de la ejecución de algunos crímenes, algo que puede resultar duro para algunos lectores.

En definitiva, una novela muy entretenida, con sus pros y sus contras, que creo haber detallado en lo referente a mi opinión, cuya lectura recomiendo para quien quiera pasar momentos de gran entretenimiento, intriga y tensión.

El bolígrafo de gel verde

Autor: Eloy Moreno

Año: 2011

Hacía tiempo que le tenía ganas a este libro y no me ha defraudado, aunque con matices.

La obra narra la cotidianeidad de la vida de su protagonista, un hombre próximo a los cuarenta, sumido en una vida monótona que transcurre entre su oficina, el coche y su hogar, donde no está todo el tiempo que le gustaría, y no le quedan ganas ni emoción para disfrutar de su pareja.

El relato transcurre a modo de diario, narrando el protagonista algunos pasajes de su infancia que le marcaron, su relación con sus compañeros de oficina y con su mujer. El relato está escrito con un lenguaje sencillo pero no simple, fácil de leer de forma amena.

En un principio, la narración me pareció entretenida pero carente de argumentos para atraerme, es decir, me transmitía cierta indiferencia. Fue a partir de la mitad, más o menos, cuando me empezó a resultar más atractiva, coincidiendo con momentos claves que desembocan en acontecimientos que harán cambiar el destino del protagonista.  Finalmente, el relato gana en emotividad, apoyándose también en ciertos argumentos tópicos sobre el sentido de la vida metropolitana actual. Precisamente ahí reside el mensaje que la obra pretende trasladar al lector, y en el que no quiero profundizar para no estropear la lectura a nadie.

La novela deja un buen sabor de boca, pese a que hay algunos aspectos a los que no se le acaba de encontrar sentido, como la obsesión del protagonista en localizar el objeto que da título a la obra, obsesión que da juego al autor, ya que, alrededor de ella ocurrirán alguno de los sucesos que dan vida al relato.

También me ha parecido que hay algún desajuste temporal entre los sucesos ocurridos al final del relato y la cronología que se desgrana, es decir, poco tiempo real para que ocurran tantas cosas y a la vez dejen el poso que conduce a las consecuencias narradas.

En resumen, me ha parecido una novela recomendable, si bien, soy consciente de que no se trata de un tipo de relato que guste a todo el mundo.