Archivo mensual: abril 2011

El ángel perdido

Autor. Javier Sierra

Año: 2011

Actualmente este libro se encuentra entre los más vendidos en nuestro país.  Su argumento toma como base diversas teorías del origen de nuestra raza inspiradas en  fuentes milenarias que, a pesar de su distinto origen, relatan historias similares, con distintos nombres para sus protagonistas. Entre estas fuentes estarían el libro de Enoc (podría formar parte del Antiguo Testamento pero la iglesia no lo considera canónico), la epopeya de Gilgamesh o las tradiciones de la cultura de los indios Hoki.

Estas tradiciones escritas describen el origen de la creación de la raza humana por parte de habitantes de otro planeta que, posteriormente provocaron lo que la tradición judeocristiana conoce como diluvio universal para aniquilar su creación. No obstante, alguno de estos creadores (ángeles según alguna tradición) no deseaba nuestro fin y advirtió a Noe (en otras tradiciones tendría otro nombre) de lo que se avecinaba y lo instruyó para nuestra salvación.

Con estas creencias de fondo (hay que tener en cuenta que el autor ha sido un colaborador  de referencia en programas de misterio, tales como La Rosa de los vientos, Milenio 3, Mundo misterioso, habiendo dirigido también la revista Más allá de la ciencia) se desarrolla una historia que tiene como escenarios Santiago de Compostela, Noya y el monte Aralat (donde algunos creen que se encuentran los restos del arca de Noé), en la cual la persecución de unas piedras milenarias que permiten la comunicación con los antiguos creadores de la humanidad y su so, a través de personas que poseen la capacidad de poder activarlas, trae de cabeza a la inteligencia norteamericana, e, incluso al propio presidente de los EEUU.

.La trama no resulta muy enmarañada ni cautivadora, aunque el misticismo y esoterismo, crea un cierto halo de misterio que mantiene entretenido al lector.


Ángeles y demonios

Autor: Dan Brown

Año: 2000

Esta obra narra las desventuras producidas cuando una hermandad secreta planea atentar contra el seno de la Iglesia católica y su principal enclave, el Vaticano, tras apoderarse de una potente arma desarrollada en el Centro Europeo de Ivestigación Nuclear (CERN).

En realidad la obra parte de otorgarle a esta hermandad un papel y una historia que oficialmente nunca ha tenido. Por otra parte, pese a que la trama está bien hilada, en ocasiones parece que estamos ante la típica fantasmada yanqui en la que los protagonistas sobreviven milagrosamente a todo tipo de sucesos (parece que ciertos autores norteamericanos escriben sus libros pensando en los guiones de la película a la que aspiran que su libro inspire).

Resulta bastante ocurrente la forma en la que el final de la obra, una vez que parece claro, se trunca, cambiando completamente lo que parecía presagiar. El problema es que para entonces el lector ya está un poco cansado y el final se vuelve interminable

Cabo Trafalgar

Autor: Arturo Pérez Reverte

Año: 2004

En esta obra, se da una visión de la batalla de Trafalgar a través de los ficticios acontecimientos vividos a bordo de un buque inventado por el autor para construir el relato, y que, en todo caso, no deberían diferir en gran medida de lo vivido a bordo de los buques que participaron en ella.

Se trata de una narración muy técnica que maneja un lenguaje que, para alguien sin conocimientos de navegación marítima, puede resultar farragoso en algunas partes del relato. No obstante, esto ensalza el mérito del autor al reconstruir la batalla abordando detalles de esta índole.

La narración se desarrolla empleando un lenguaje que, para alguien que sigue al autor en su columna dominical de un conocido semanario, resulta familiar. El autor no escatima tacos ni expresiones o palabras denominadas “malsonantes” para acercar al lector a la situación vivida en esa encarnizada batalla y a los sentimientos vividos por sus hipotéticos protagonistas.

Asimismo, a través del relato, el autor examina de manera crítica los acontecimientos que precipitaron la batalla, la falta de preparación del almirante jefe de la armada francoespañola y de gran parte de su tripulación y, por la parte española, la precariedad de los marinos españoles, los métodos de reclutamiento forzoso así como la sumisión de Godoy a los deseos de Napoleón, contra la opinión de los altos oficiales de la marina española (por motivos obvios, en esto último, la obra se diferencia del magnífico relato de esta batalla realizado 131 años antes por Benito Pérez Galdós).