Archivo mensual: agosto 2012

El valle de los leones

Autor: Ken Follet

Año: 1986

Novela de espionaje ambientada durante la invasión soviética de Afganistán.

Jean es una joven inglesa que vive en París. Al descubrir que su novio Ellis es un agente de la CIA, acepta la propuesta de Jean-Pierre, un médico francés, para ir con él a Afganistán, a realizar labores de ayuda humanitaria a la población afgana. Sin embargo, Jean desconoce que más allá del médico, se oculta un colaborador de la KGB. La novela construye un complicado triángulo amoroso en el cual, Jean es la parte débil que será engañada por dos hombres que defienden causas opuestas.

La novela ambienta bastante bien la vida de los afganos durante los primeros años de la ocupación soviética, en los cuales la oposición es muy anárquica, desorganizada y con gran escasez de medios para combatir al invasor.  La labor de documentación respecto a la geografía afgana y a los aspectos bélicos y armamentísticos relacionados con la contienda parece bastante correcta.

La trama consigue mantener la atención del lector, especialmente en la fase final, cuando la desesperada huída de la pareja que resulta triunfadora del triángulo amoroso parece condenada al fracaso e, incluso durante un rato, se consigue ocultar el final que el lector espera que se produzca.

En resumen, novela sin altibajos que resulta bastante entretenida, aunque no es de las que dejan una gran huella.

Lo verdadero es un momento de lo falso

Autora: Lucía Etxebarría

Año: 2010
Novela difícil de catalogar. Podría considerarse una mezcla de crónica sociológica (en un ámbito muy restringido y poco realista) y de novela erótica, con un hilo conductor un tanto difuso.

El argumento de la novela parte de la vida de Pumuky, un veinteañero, vocalista de un trío musical en pleno auge, que aparece muerto, para ir recreando su vida y la de sus seres cercanos, principalmente sus compañeros de grupo, los familiares de éstos, y sus amantes. Al mismo tiempo, todos los personajes que se van analizando dan sus impresiones sobre la vida de Pumuki y lo que, en su opinión, condujo a su muerte, a un interrogador externo que en ningún momento se personaliza en el relato.

Al margen de la relación que los personajes descritos tuviesen con el protagonista, en el relato se detallan otros aspectos de su vida, apareciendo como aspecto común los problemas en las relaciones de pareja, debidos a infidelidades, hastío o importante diferencia de edad. Ello hace que, en algunos casos, alguno de los integrantes de la pareja recurra a aventuras con personas de inferior edad, lo que parece actuar como revulsivo. Entre aventuras y relaciones más formales, se pueden contabilizar hasta seis casos de parejas con una importante diferencia de edad (en un caso de más de treinta años), aunque hay alguna referencia más a personajes secundarios en los cuales también se da este hecho. Me parece un poco exagerada la excesiva recurrencia a este tipo de relación, si bien, al arquetipo de hombre mayor con mujer joven (por ejemplo una relación profesor alumna que como no, aparece) la autora contrapone a la mujer hastiada o casada con un hombre mayor, que se busca a un jovencito para resucitar su vida sexual, dando así cierto tono de reivindicación de una mujer moderna e independiente

En relación a esto último, la novela describe muy explícitamente diversas experiencias sexuales, lo que, si bien a estas alturas no tiene por qué asustar a nadie, puede resultar chocante  para quién esté acostumbrado a otro tipo de novelas. También puede sorprender el lenguaje usado en algunas partes de la novela, cuando los jóvenes son los que narran en primera persona.

He detectado tres errores de relativa importancia en la obra. Por una parte, resulta que una de las protagonistas (Lola, para más señas) se lía con su futuro marido cuando tenía 20 años y se casa con 23 contando él con 40. Pues bien, cuando la narración pasa a tiempo presente, según se dice habían pasado diez años desde el primer lío y resulta que ella tiene 34 y él 57 (me parece increíble que este error aparezca en la versión final de un libro que se supone leído por varias personas). Por otra parte, no se puede estar durante dos horas probando claves para entrar en una cuenta de Hotmail, pues después de un número limitado de intentos, ésta se bloquea; además antes de introducir la clave habría que conocer el nombre de usuario de la cuenta, al menos si se entra vía web, que es lo que se sobreentiende en la narración. Por último, no debería considerarse a David Bowie como un intérprete de rock americano pues es inglés (hasta “Fame” en 1975, con la colaboración de John Lennon, no consiguió un gran éxito en el mercado americano).

Al margen de estas cosillas que no denotan un arduo trabajo de documentación (únicamente he podido entrever algo de documentación en un pasaje en el cual se explican ciertas teorías de la bioquímica de la atracción sexual) ni de corrección, la autora introduce de forma bastante explícita determinados prejuicios, lo cual personalmente no me agrada demasiado, salvo que se trate de un ensayo. En relación con esto, destaco particularmente un fragmento que transcurre en el final de la novela cuando, la autora pone en boca de uno de los protagonistas una larga argumentación acerca de la realidad fabricada por los medios de comunicación que, si bien puedo compartir, está totalmente fuera de lugar y es difícilmente encajable en el hilo argumental que adopta en ese punto la novela. Es como si se tratase de algo que la autora quisiese decir a toda costa y lo puso ahí, aunque no viniese a cuento.

Con estos comentarios puede intuirse mi opinión acerca de la calidad de la novela. En todo caso, se trata de una novela distinta y poco convencional, lo cual tiene un cierto atractivo y puede resultar entretenida. Especialmente indicada para veinteañeros/as.

El hombre más buscado

Autor: John Le Carré

Año: 2008

Novela que se introduce en el mundo de las cloacas de la lucha contra el terrorismo islámico.

Isa es un joven checheno que ha conseguido llegar a Hamburgo de manera ilegal, tras haber estado encarcelado en Rusia y Turquía.  Su presencia reclama las atenciones de los servicios de inteligencia, pues su padre era un despiadado militar de la antigua Unión Soviética. Isa reniega de su padre, pues su nacimiento se había producido tras una relación de sometimiento de su madre, de origen checheno, al malvado militar.

Tras la muerte de su padre, Isa no desea reclamar su herencia, al considerarla manchada de sangre, pero pretende que el dueño del banco que durante tantos años ha custodiado una pequeña fortuna, a todas luces, dinero negro albergado en cuentas especiales, sea su valedor para conseguir un futuro en Alemania. De esta forma, el banquero y Anabel, una joven abogada que trabaja en una asociación dedicada a la defensa legal de inmigrantes, se convertirán en sus principales defensores e intermediarios ante la inteligencia británica y alemana, para conseguir lo mejor para él.

La leyenda del ladrón

Autor: Juan Gómez Jurado

Año: 2012

Se presenta la última obra del que, en mi opinión, es en la actualidad uno de los escritores más interesantes del panorama español, al margen de la simpatía especial que despierta por su postura respecto  a la difusión de contenidos con derechos de autor en la red (un ejemplo de esto puede verse en los créditos finales de esta novela que, por error, conservé al confeccionar el audiolibro).

En esta novela, el autor conserva el salto de calidad que había introducido en su anterior obra, abordando una temática que suele encuadrarse en el género de novela histórica. Así, el relato nos lleva a la España del siglo XVI, en concreto, a la que por aquel entonces era la ciudad más importante del Imperio español y, en consecuencia, del mundo.

El relato describe con un alto grado de detalle, que desvela un arduo trabajo de documentación, una Sevilla en la cual malvivía una gran parte de la población, mientras una minoría, enriquecida por el comercio con las Indias, gozaba de una cómoda posición económica, puesta en riesgo por los combativos deseos de Felipe II que agotaba las maltrechas arcas del reino, en sus deseos expansionistas.

En este escenario se desenvuelven los protagonistas de la narración. Sancho es un superviviente de la peste que, tras una estancia en un orfanato, se ve obligado a sobrevivir dedicándose al pillaje. La desgracia que acontece cuando intenta ayudar a su mentor, le introduce en la senda del padecimiento y la búsqueda de venganza que exigirá enfrentarse a figuras muy poderosas y peligrosas de Sevilla. Por su parte, Clara es la hija de una esclava de un rico y a la vez despiadado comerciante sevillano, hecho a sí mismo mediante el empleo de las más terribles y temibles artes. La vida y expectativas de Clara van a cambiar en el momento en que su amo se ve gravemente afectado por un problema de salud y, contra su voluntad, demandan los servicios de un peculiar médico.

Los caminos que seguirán los protagonistas estarán llenos de dificultades encarnadas en sombríos personajes que harán difícil su superación manteniendo la integridad y honradez de la que hacen gala

La novela es muy interesante y entretenida, describiendo con gran realismo la realidad social de la época, resultando llamativo como, en la ciudad más importante de la potencia mundial dominante, la población vivía en condiciones deplorables mientras el poder se enzarzaba en guerras para ampliar sus posesiones y riquezas. Por otra parte, también resulta curiosa la comparación de aquella España con la actual, ya que tras cinco siglos, se puede comprobar que hay situaciones y actitudes que, con otros métodos y otra estructura social, no han cambiado.

De entre los personajes secundarios de la novela, cabe destacar la introducción de dos grandes personalidades de la literatura, que entonces aún eran dos desconocidos con un prometedor futuro que en aquel momento desconocían.

En resumen, novela muy recomendable que no defraudará las expectativas de los lectores más exigentes.

Se permite la reproducción total o parcial de este libro, su incorporación a un sistema informático, su transmisión en cualquier forma o por cualquier medio, sea éste electrónico, mecánico, por fotocopia, por grabación u otros métodos, sin el permiso previo o por escrito del editor. La infracción de los derechos mencionados no puede ser constitutiva de delito contra la propiedad intelectual (Art. 270 y siguientes del Código Penal)

MUCHAS GRACIAS  @JuanGomezJurado

http://depositfiles.com/files/cxe2lemu2