Archivo mensual: septiembre 2012

Mañana en la batalla piensa en mi

Autor: Javier Marías

Año: 1994

Brillante novela, que posee la gran habilidad de atrapar al lector casi desde la primera frase.

Víctor es un escritor al que le ocurre un desgraciado suceso. Es testigo en primera persona del fulminante fallecimiento de una mujer. Él la acompaña en la agonía pues, estando su marido en viaje de trabajo y su hijo pequeño durmiendo, se habían introducido en su dormitorio con la intención de pasar una noche de placer que apenas había comenzado.

Tras el fallecimiento, Víctor tiene dudas acerca de cómo actuar; sus decisiones y las consecuencias que se derivarán de ellas conducirán la obra de manera magistral hacia un magnífico final.

Es curioso como, con un hilo conductor tan sencillo, el autor consigue construir un relato tan cautivador, basado, en gran parte, en los pensamientos y cavilaciones del protagonista que, en ocasiones rayan lo filosófico, empleando a la vez una prosa que no está al alcance de muchos autores. Como ejemplo, la frase “Hay cosas que uno debe saber en seguida para no andar por el mundo ni un solo minuto en una idea tan equivocada que el mundo es otro por ellas”, revela una idea que se repite en varias fases de la novela y que, tras el desenlace final adquirirá todo su significado y dimensión.

A diferencia de otras obras, en las cuales se construye una muy buena historia, a la cual, resulta complicado darle un final a la altura de las expectativas creadas, en este caso, el final está a la altura, permitiéndose el lujo de dejar entrever un buen final para luego abortarlo.

La nota cómica de la novela la pone el rey de España que, si bien su nombre no aparece en el relato, es un protagonista secundario fácilmente reconocible y notablemente satirizado.

Resumiendo, se trata de una novela muy recomendable, aunque con el audio se corre el riesgo de que se escape la comprensión de alguna de las reflexiones del protagonista, pues requieren concentración y facilidad para volver atrás.

Riesgo calculado

Autor: Katherine Neville

Año: 1994

Novela que se adentra en los recovecos del mundo financiero, al menos tal y como era hace un par de décadas.

La protagonista de la novela, Verity, es una joven ejecutiva de un gran banco norteamericano, que ha llegado al puesto más alto alcanzado por una mujer en ese tipo de negocios, gracias a una vida de sacrificio, de la que ha apartado cualquier otro tipo de alicientes.

Cuando una de sus propuestas es rechazada por sus superiores, Verity comprende que no puede escalar más alto en la organización y desea vengarse, realizando un robo al banco para demostrar que sus superiores se han equivocado. Pero cuando pide ayuda a su maestro y mentor, éste le propone realizar un juego, con apuesta de por medio, que consiste en competir para robar una enorme cantidad de dinero en el tiempo más corto posible.

La trama principal se alterna con ciertos saltos en el tiempo (con muy bajo peso en el libro,) en los que se narra la historia de una familia judía, pionera en el uso de determinados artificios financieros.

La trama principal se desarrollará entre operaciones bursátiles y computadoras, con una metodología operacional que, entiendo que hoy será totalmente obsoleta. Carezco de conocimientos para definir si las operaciones financieras que alimentan una parte importante de la trama son creíbles, si bien, teniendo en cuenta el historial profesional de la autora (vicepresidenta del Bank of America y asesora en istalaciones informáticas para gobiernos o empresas como IBM), es de suponer que se ha hecho con bastante rigor.

La novela no alcanza la calidad que la autora consiguió posteriormente con “El ocho”, si bien, es amena y entretenida.  Quizás puedan resultar un poco fantasiosos los dos personajes principales, jóvenes superdotados capaces de progresar profesionalmente hasta donde quieran o les dejen, si bien, lo esencial sobre ellos es el trasfondo que crea la autora. Y es que, alcanzar el éxito profesional trabajando para personas o entidades despreciables, mientras se dejan de lado otras cosas buenas que puede ofrecer la vida, es algo que hace dudar sobre la elección incluso al más ambicioso.

Territorio comanche

Autor: Arturo Pérez Reverte

Año: 1994

Breve relato que rinde homenaje a los reporteros de guerra.

La historia se desarrolla en la guerra de Bosnia. Los protagonistas son dos reporteros de Televisión Española, que esperan a que las tropas croatas en retirada vuelen un puente ante la llegada de las tropas bosnias. El cámara está obsesionado con grabar la voladura de un puente, pues nadie lo ha hecho antes y a él se le había escapado anteriormente por mala suerte.

La trama es muy breve pues mientras los reporteros esperan, van recordando aventuras previas en distintas guerras, recordando a muchos compañeros (entre los cuales se pueden identificar nombres conocidos) y episodios concretos que retratan el horror y la crueldad de los conflictos en los que habían estado.

Se trata de una lectura breve recomendable para quienes estén interesados en conocer ciertos detalles acerca de uno de los trabajos más peligrosos y que está en vías de extinción, al menos, tal y como se conocía en aquella época.

El club de los pringaos

Autor:; Daniel Montero

Año: 2012

Obra de investigación que, si bien resulta muy interesante por todos los datos que aporta, hace que acabes el libro de muy mala leche, si eres de los que el autor denomina “paganos”.

El libro, sin ningún tipo de complejos, aborda la temática de, cómo en esta época de crisis en la que, en España, cada vez se nos aprieta más el bolsillo al común de los mortales, aquellos que no entran en esta catalogación, no sólo pagan mucho menos de lo que deberían, sino que porcentualmente pagan mucho menos que la clase media.

En el libro se detallan todos aquellos aspectos relativos a cómo personas y empresas evaden impuestos, en algunos de forma legal con la colaboración de los gobernantes (de distinto signo político) y en otros con prácticas ilegales. Para ello, el autor no se reprime en dar nombres de personas y empresas, desmitificando a algunos que venden una imagen de solidarios a la vez que pagan pocos impuestos mediante una SICAv o el pago en otro país con menor imposición fiscal.

También se comentan ciertos aspectos de leyes promulgadas en los últimos años, con detalles que pasaron totalmente inadvertidos a la opinión pública (lo cual no es extraño teniendo en cuenta que las empresas que más se beneficiaban de ellas suelen ser importantes patrocinadoras de los medios de comunicación).

El autor nos descubre cómo el estado español, en algunos aspectos, actúa como paraíso fiscal para empresas cuya actividad se desarrolla fuera de nuestras fronteras, o como permite el blanqueo de dinero, sin importar la legalidad de su procedencia, siempre y cuando se compre deuda pública.

A pesar de la multitud de datos que se aportan, el libro no resulta espeso y es muy recomendable para aquellos que tengan interés en conocer cómo funciona este país, yendo un poco más allá de lo que nos llega por los cauces oficialmente establecidos.

No abras los ojos

Autor:; John Verdon

Año: 2010

Novela policíaca que supone la segunda entrega de las aventuras del investigador David Gurney.

En este caso, al policía retirado le presentan un caso que le resultará lo suficientemente atractivo para abandonar su retiro profesional, obviamente, contra la voluntad de su esposa. Se trata del brutal asesinato de una mujer, durante la celebración de su boda, que resulta decapitada.

A pesar de que todas las pistas apuntan hacia un trabajador de la propiedad del marido de la víctima, hay una serie de pruebas que carecen de sentido y, la policía está estancada, por lo cual, el inspector retirado, será la principal baza para relanzar la investigación (con el esperable enfado de los ineficaces responsables policiales) para poder llegar al asesino, que parece haberse esfumado.

La novela resulta muy entretenida, quizás superando la primera entrega (“Sé lo que estás pensando”). Se trata de uno de esos relatos que, sin poseer una gran calidad, presenta la habilidad de atrapar al lector, especialmente por la construcción de la trama que, a medida que avanza, va ganando en intensidad, a través de las complicaciones que se van presentando y que hacen que lo aparente resulte totalmente equivocado. También hay que hacer constar que se trata de una historia muy yanqui, en el sentido en que, como sucede con ciertas películas o series que desde allí se exportan, las tramas se construyen en base a historias que parecen bastante irreales en cualquier otra parte del mundo. Asimismo, están presentes otros aspectos típicos de la forma que abordan estas temáticas desde aquel país como que, a pesar de lo escabroso de alguna de las situaciones en la que se desarrolla el relato, no se describe ningún detalle explícito que pueda herir la sensibilidad del lector de aquella sociedad tan puritana para algunas cosas, o que el relato no se aparte casi nada de la trama principal. Dicho pragmatismo hace que apenas se entre en aspectos personales de los protagonistas, más allá de la complicada relación que mantiene el protagonista principal con su mujer.

En resumen, novela puramente policíaca que entretiene mucho.