El tango de la guardia vieja

Autor: Arturo Pérez Reverte

Año: 2012

Ultima novela de uno de los escritores españoles de más éxito en las últimas décadas. En esta ocasión el autor pega un giro importante en su temática habitual, abordando una novela de corte romántico, aunque poco  convencional, con un magnífico resultado. Para mi, su mejor obra de las varias que he leído y, sin duda, de lo mejor que he “leído” últimamente.

Los protagonistas de la novela son Max Costa, un guapo y galante buscavidas de origen argentino y Mecha Inzunza, una bella señora de la alta sociedad española. Max y Mecha se conocen en un transatlántico en el cual ella viaja a Buenos Aires, con su marido, un importante compositor que busca componer un tango para ganar una apuesta, y él es un bailarín profesional, contratado para hacer de compañía de baile a aquellas damas que lo demanden. A medida que comparten tangos en el salón de baile, entre Max y Mecha va surgiendo una extraña relación que, se verá reforzada por la invitación del marido de Mecha a Max, para que los guíe por los turbios escenarios en los que todavía se baila el tango a la vieja usanza.

La novela aborda tres cronologías distintas en la vida de ambos personajes, la que transcurre en los inicios, cuando se conocen, la que transcurre nueve años más tarde, en Niza y, otra que trascurre cuarenta años después de haberse conocido, en Sorrento, que se va intercalando en la obra, con la narración de las dos anteriores.

En la obra, no faltan detalles inherentes al estilo del autor, o que se pueden encontrar en obras anteriores, como el empleo del ajedrez, como escaparate de fondo al relato en el cual ambos protagonistas abordan la etapa final de sus vidas  (recurrente en el autor, especialmente en “La tabla de Flandes”) o la técnica empleada en la descripción del ambiente barriobajero del Buenos Aires de los años 20, con una completa terminología autóctona, que recuerda a la empleada en el Méjico de los cárteles de la droga de la Reina del Sur.

Los diálogos que se suceden en la novela, especialmente los que mantienen los dos protagonistas, junto con la descripción de su lenguaje gestual son magníficos. A través de ellos, por ejemplo, se consigue mantener una tensión emocional y sexual entre los protagonistas, en la parte más temprana del relato (cronológicamente hablando), a la que no le encuentro paralelismo en ninguna otra novela.

Los protagonistas están muy bien caracterizados y trabajados, y los escenarios elegidos para el desarrollo de sus andanzas resultan muy adecuados, con un trabajo de ambientación muy logrado.

En la novela se suceden diversas escenas de sexo explícito, algo novedoso en el autor, poco convencional (tanto en el modo como en el entorno en el que acontecen), resultando poco vulgares y dejando entrever, de forma elegante, parte de lo que no se narra. También me ha parecido acertada la forma en que se intercala el relato de dos acciones similares llevadas a cabo por Max en dos momentos cronológicos distintos, justo cuando el relato se aproxima a su resolución.

Está muy lograda la contraposición que se hace entre el tiempo en que los personajes eran jóvenes, fogosos y apuestos y la época de  su vejez (en los años 60 a esa edad así se les consideraba, o eso creo), desde la que reflexionan sobre su juventud, tras una vida casi plena, por una parte y otra vida, por la otra parte, que desemboca en una sumisa derrota, que se desea ocultar, llegando a propiciarse, en este caso, acontecimientos que permiten revivir a su modo, los lejanos  años de triunfo.

El simbolismo que se construye en base a determinados objetos presentes en los distintos encuentros de la pareja acontecidos a lo largo de distintas épocas es destacable, y, a diferencia de otras novelas de este autor, el final me ha parecido muy bueno.

Por poner alguna pega, hay una serie de ideas que se repiten durante la novela, quizás con insistencia innecesaria (es de suponer que obedeciendo a algún propósito del autor), como pueden ser la mención a la piel marchita de la protagonista, cuando el relato transcurre contando ella con una edad avanzada o, la insistencia de Mecha en que sus poco convencionales prácticas sexuales no son fruto de la perversión de su primer marido, sino la realización de sus deseos más oscuros, que él le ayudó a descubrir (hasta tres veces se repiten fragmentos análogos apuntando a esta idea), ante la insistencia de Max, quizás convencido de que tales prácticas no pueden ser algo natural en una mujer, sino forzadas por un hombre.

En resumen, una obra maestra de la literatura contemporánea, construida sin grandes tramas argumentales, a partir de una historia de amor, cruda o bella, según se mire y un estilo narrativo brillantísimo.

3 Respuestas a “El tango de la guardia vieja

  1. Mariano Sanz

    Muchas gracias por tu trabajo y por las excelentes criticas y sinopsis, Para los que tenemos poco tiempo hasta para escuchar los audiolibros nos das hecha la seleccion y el trabajo y solo nos queda disfrutar.
    Solicitarte si puedes revisar el enlace del tango de las guardias viejas http://rapidshare.com/files/2960769134/84.zip que da un error (ERROR: Download permission denied by uploader. (0b67c2f5)) como si no tuviesesmos permiso de la persona que lo ha subido para poder descargarlo.
    Se que nada mas lejos de tu intencion despues de todas las molestias que te tomas, y estoy deseoso de poder escucharlo, cuando puedas a vesr si lo puedes poner de algun modo para que sea accesible.
    Muchas gracias de antemano y un saludo y mi reconocimiento a tu labor.

  2. Gracias Mariano.
    Ya son varios los audios que he subido a esa página y que, al cabo de un tiempo, dejan de estar operativos.
    Hoy mismo espero tener un link que permita poder descargarlo..

    • Ya está listo para bajar. Para descargar todos los ficheros como un archivo único, hay que pulsar en la parte superior derecha “Select all”