Archivo mensual: enero 2013

50 sombras de Grey

Autora: E.L. James

Año: 2011

En esta ocasión estamos ante un gran best seller a escala mundial, tratándose de esos casos en los cuales el número de ventas no está ligado a una alta calidad literaria. Se trata de la primera novela de una trilogía, escrita por una mujer para un público objetivo femenino. Es muy probable por ello que, la opinión sobre la novela pueda depender del género de la persona que la lea.

La novela está narrada en primera persona por la protagonista, Anastasia, una chica universitaria que circunstancialmente conoce a Christian Grey un joven y guapo empresario de éxito, por quien se siente cautivada. Entre ambos se inicia una extraña relación basada en el sexo y en la sumisión, por parte de Anastasia, a las extrañas prácticas de Christian.

La novela presenta un alto contenido erótico y se fundamenta en las sensaciones que produce en la protagonista el estrenarse en las relaciones sexuales de un modo poco convencional, derivado de la personalidad de Christian. Además de eso está el dilema de la protagonista acerca de si la enorme atracción que le produce su amante y el erotismo que despierta en ella puede justificar el plegarse a una relación de sumisión que le asusta.

Aparte de esto, la trama no aporta mucho más, estando descrita con un estilo bastante simple en el que abundan las repeticiones. Los personajes no resultan creíbles y tampoco se profundiza en sus personalidades mucho más allá de lo estrictamente necesario para dar un tono romántico a la historia, dibujando a un hombre atormentado por un oscuro pasado que podría ser salvado de sus demonios interiores por una inocente chica.

El desenlace final está descaradamente forzado para preparar el terreno de la siguiente entrega de la trilogía.

 

El lector de Julio Verne

Autora: Almudena Grandes

Año: 2012

Novela ambientada en una époc  y en un lugar en los cuales, la Guerra Civil, seguía desarrollándose, a pequeña escala y en silencio.

El protagonista del relato, Nino, es un niño, hijo de un guardia civil , que vive en un pueblo de la sierra de Jaén, a mediados de los años 40 del siglo pasado. Nino conoce a Pepe “el portugués” que vive en una casa fuera del pueblo y entre ellos se establece una relación de amistad y complicidad, bajo la cual Nino irá entendiendo detalles que le harán abrir los ojos ante la situación que se vive en el pueblo, que afecta de un modo u otro a la mayoría de sus habitantes.

La novela desgrana a través de los ojos de un liño la desgracia de los perdedores, en un entorno en el que casi todos lo son, incluso algunos a los que le toca combatirlos. En algunos pasajes el relato adquiere tintes trágicos, ensalzados al ser procesados por los sentidos de un niño, lo que le hace desarrollar una prematura madurez.

La novela ensalza valores como la lealtad y el instinto de supervivencia. El entorno en el que se desarrolla el relato está bien ambientado y destaca el modo en el que se describe a los personajes, todos ellos adornados por motes que suelen ser los que les identifican en el vecindario.

La novela es interesante y rinde homenaje a los perdedores de una contienda a la cual, algunos se resistían a darle fin. El mero hecho de contar su historia, durante muchos años escondida, es una manera de recordar una triste realidad desconocida para muchos.

Quizás se echa en falta un poco más de ritmo o de intensidad en la trama, que permita atraer más al lector, ya que por momentos, decae un poco.