Archivo mensual: noviembre 2013

Lágrimas sobre Gibraltar

Autor: Carlos Díaz ´Domínguez.

Año: 2012.

Novela ambientada en 1969, que recrea una ficticia operación ordenada por el general Franco para invadir Gibraltar.

Los protagonistas de la novela son Thomas, un espía inglés que opera en el sur de España e Isabel, una mujer contratada por los servicios secretos españoles para servir como coartada a un espía enviado a Gibraltar. Ambos trabajarán para intereses que, si bien en un principio, son contrapuestos, pueden llegar a ser comunes, en un momento dado.

A lo largo del relato se describe como la operación del ejército español va tomando forma, bajo las órdenes del entonces vicepresidente del gobierno, Carrero Blanco. A este respecto, me ha parecido correcta la forma en la que se describe, si bien, su principal punto en contra es la poca credibilidad que presenta el que el gobierno español pudiese plantear una operación militar tan descabellada como esa.

Tampoco resulta muy creíble la actitud del militar responsable de la ejecución de la operación. Parece un tanto extemporánea y, en todo caso, no sería muy propicia para alguien encargado de tener que llevar a cabo esa misión.

En lo relativo a la trama de espionaje, no es demasiado tensa o intrigante, pero, con ciertos vaivenes, mantiene el interés del lector.

En definitiva, no se trata de una novela clásica de espionaje, ni con un alto nivel de suspense, pero resulta bastante entretenida.

El juego de la oca

Autor: Fran J. Marber

Año: 2012

Novela policíaca que recrea el origen pagano del camino de peregrinación a Santiago de Compostela.

Un inspector de policía relaciona un cadáver hallado bajo un puente con un resto de sangre encontrado en otro puente, a bastantes kilómetros de distancia, lo que le llevará a adentrarse en la persecución de un asesino que recrea de forma ritual el camino que actualmente se considera de peregrinación a Santiago de Compostela, pero que inicialmente tenía un origen pagano, inspirado por el viaje de las ocas y fue representado en un tablero, dando lugar a lo que se conoce como el juego de la oca.

El inspector de policía se verá inmerso en el juego, lo cual le exigirá también mirar en su interior y liberar los fantasmas de su pasado.

Se trata de una novela entretenida, que nos ayuda a adentrarnos en aspectos desconocidos acerca de ese famoso camino de peregrinación (que finaliza, o al menos según la tradición cristiana, en la ciudad en la que resido), describiendo ciertos elementos simbólicos existentes que dan cierta credibilidad a la historia que describe la trama.

La parte del relato que indaga en la vida del protagonista constituye un aliciente, permitiendo que el relato se refresque un poco al no centrarse exclusivamente en la persecución del asesino. No obstante, por momentos puede resultar excesivo, no por el tiempo dedicado a este apartado, sino por la credibilidad de la marca que dejada en el protagonista los sucesos narrados.

El final me pareció bien resuelto, aunque el desenlace, que constituye el principal valor de ese final, me resultó bastante intuidle.