Archivo mensual: diciembre 2013

Mientras pueda pensarte

Autora: Inma Chacón

Año: 2013

Esta novela está inspirada en los múltiples casos de “niños robados” (adopciones ilegales en las que, en algunos casos, se hacía creer a la madre biológica que su hijo había fallecido tras dar a luz) que tuvieron lugar durante el franquismo en España.

A través de distintos saltos temporales en la narración, el relato alterna entre ldos historias paralelas. Por una parte, se narra la vida de María Dolores, quien está convencida de que su hijo no falleció tras el alumbramiento, como le hicieron creer en la clínica, e inicia el camino para esclarecer la verdad y dar con él.

Por otra parte, el relato se centra en Carlos, quien pese a gozar de una elevada posición social merced a su éxito profesional, tiene una vida con un carácter marcado por el escaso afecto materno que recibió, y por la convicción que albergó desde muy joven de que sus padres no eran sus verdaderos padres biológicos. Cuando su mejor amigo descubre que también es adoptado e intenta esclarecer su verdadero origen, Carlos se niega a prestarle su apoyo por razones que el relato irá desvelando.

Se trata de una historia desgarradora en la que la autora consigue transmitir al lector toda la crudeza de situaciones que, pese a ser ficticias, son reflejo de historias reales. Me ha gustado como los hechos se correlacionan temporalmente con sucesos de la actualidad acontecidos en algunos de los pasajes narrados.

También he de decir que, algunos saltos temporales en la narración, que transcurren en un mismo día, me desubicaron un poco.

Me ha gustado el personaje de Carlos y como, tras una aparente frialdad inicial ante las acciones que desea acometer su amigo del alma, subyace un trágico conocimiento de una realidad que le hace sentirse como una verdadera víctima de una historia vital trazada por crueles protagonistas.

Una novela bastante recomendable, pese a que no irradie alegría.

El francotirador paciente

Autor: Arturo Pérez Reverte

Año: 2013

Después de que, hace un año por estas fechas, este autor llenase las estanterías de las librerías con una fantástica novela, su nueva novela me ha decepcionado.

La trama de la novela gira en torno al mundo de los graffiteros. En ella Alejandra, especialista en arte urbano, recibe un encargo profesional consistente en localizar a Sniper, una leyenda en el mundo del graffiti, de quien nadie conoce su nombre ni su paradero, para hacerle una suculenta oferta con la finalidad de explotar su arte.  Alejandra se sumerge así en el mundillo de los graffiteros para conocer un poco a Sniper y poder dar con su paradero.

El verdadero protagonista de la novela es Sniper pues no se profundiza demasiado en la personalidad de Alejandra que, más bien, con sus investigaciones, es en cierta medida narradora de la personalidad de Sniper, protagonista ausente en la lejanía durante la maor parte de la novela.

La novela me ha parecido falta de ritmo, sin llegar a engancharme en ningún momento. Hay que resaltar que, como es habitual en este autor, está muy trabajado el escenario en el que se desenvuelve la trama. No obstante, a diferencia de otras novelas suyas, en las cuales construye una buena historia a la cual le resulta complicado dar un buen final, en este caso es al contrario, es decir, es el final el que mejora una novela que, por momentos, se me llegó a hacer pesada.

No la desaconsejo pero advierto de que no se espere gran cosa de ella.

Una investigación filosófica

Autor: Philip Kerr

Año: 1992

En esta ocasión estamos ante una novela policíaca poco convencional, ambientada precisamente en el año 2013.

La trama gira en torno a un asesino en serie que, estando fichado en un programa experimental europeo para prevenir comportamientos criminales, en base a determinados parámetros cerebrales, consigue acceder a la base de datos del programa y se dedica a asesinar a algunos de esos potenciales criminales.

Lo diferencial respecto a otras novelas de este género  es que, en este caso, se le da un papel principal a la psicología del asesino y a sus razonamientos filosóficos (a modo de monólogo), en base a los cuales actúa e interacciona con el “alias” que el programa le ha otorgado, y que corresponde a un filósofo austríaco. Es precisamente en este aspecto, en donde flaquea el libro, al basar parte de las investigaciones policiales en paralelismos entre el asesino y el filósofo que, dado que la denominación se supone aleatoria, no deberían de existir, salvo de modo casual.

Para un lector que busque una novela policial típica, quizás no sea recomendable esta novela, ya que, en determinados momentos puede llegar a hacerse pesada la carga filosófica que otorga el autor a la trama, a pesar de que, sin ser conocedor de la materia, parece rigurosa y trabajada.

Me ha gustado mucho el personaje de la inspectora encargada de dirigir la investigación policial. También resulta curioso ver como se imaginaba el escritor, en 1992, que sería el mundo en el que vivimos actualmente, sobre todo en lo relativo a los adelantos tecnológicos. Y no pasará inadvertido el tipo de castigo que, de modo futurista, dibuja el autor para los asesinos.