Malena es un nombre de tango

vodqh7z

Autora: Almudena Grandes

Año: 1994

No suelo repetir con un libro de un mismo autor, sin intercalar otros de por medio pero, en este caso, la curiosidad que me despertó la primera obra de esta autora, me animó a comenzar otra de sus obras más conocidas y, el resultado no ha podido ser mejor. Supongo que para muchos no será una sorpresa ya que, han pasado muchos años desde su publicación, con un gran éxito de crítica en su día, y habrán tenido ocasión de leer esta obra. Pero lo cierto es que, mientras escribo estas líneas, sé que durante unos días voy a echar de menos a Malena, sentimiento que se siente por aquellos personajes de relatos literarios que te cautivan hasta el punto de convertirlos en temporales compañeros de tus días.

En primer lugar, querría destacar que la sinopsis que acompaña a al libro no le hace justicia y es una escueta referencia a una parte de la obra. En efecto,Malena nace en una familia complicada,y estas complicaciones la perseguirán toda su vida pero, si el lector espera que la narración trascurra orientada hacia la resolución de un oscuro y maligno secreto, se equivoca. Por suerte, esta obra es mucho más, destacando, en primer lugar, por un estilo dotado de una riqueza narrativa brillante, tanto en la forma, con un lenguaje exquisito (sin resultar espeso, como en otros casos), como en el fondo, diciendo las cosas sin decirlas, dejándolas ahí para que el lector las interiorice, analice y saque sus conclusiones.

El libro tiene muchos cambios de registro, no sólo porque, al abarcar una parte importante de la vida de la protagonista, desde su niñez hasta la madurez, sus percepciones y vivencias van cambiando, sino también porque cambia el entorno familiar y las figuras que son objeto de análisis. Así, mientras parece que todo va a girar en torno a la familia materna de Malena, hay una parte muy interesante que se centra en su familia paterna y, cuando de nuevo todo vuelve al entorno familiar primitivo, que parece haber marcado el devenir de Malena, se sumerge en episodios de la vida de su padre, descubriendo facetas nuevas de un personaje que hasta entonces había sido muy secundario.

Personalmente, la obra me ha parecido una gran reivindicación feminista, fruto de la exposición de dos concepciones opuestas. Por una parte la de la figura femenina tradicional, que la sociedad había conducido a ser el ideal a alcanzar, incluso aplicándole la cualidad de santidad, y por otra, la de la mujer contraria a ese papel, que no ve en la maternidad el fin último de la feminidad, lo que no es incompatible con ser madre, o que desea tomar un papel activo a la hora de dar rienda suelta a sus impulsos sexuales (en esto Malena me ha recordado un poco a Lulú, aunque sólo sea por actitud).

El relato no critica ni alaba ninguna de estas actitudes, simplemente retrata como afecta a una mujer adoptar una de ellas, estando en un entorno claramente decantado por la otra que llega a relacionar la conducta que considera equivocada, con la posesión de un defecto fisiológico fruto de una vieja maldición que persigue a una parte de la familia.

Así, con el paso de los años, Malena va descubriendo que determinadas certezas que se habían instalado en ella, algunas incluso fruto de supuestas deudas adquiridas mientras todavía era un feto en el vientre de su madre, no son tales, si bien, estos descubrimientos se producen cuando la prolongada asunción de tales certezas ya ha causado heridas, difíciles de curar.

Aparte de esto hay muchos más matices, ya que, en el libro incluso hay pasajes que se desarrollan en la época republicana o durante la contienda civil acaecida en España.  Hay referencias al primer amor y el modo en que su  fracaso puede marcar el rumbo de las posteriores relaciones, y también se abordan los conflictos entre hermanas y las consecuencias derivadas de la posición ventajista de una en relación a la otra, alimentada por la familia y por la propia asunción de inferioridad.

También valoro mucho la virtud de esta autora de dibujar personajes de forma tal que despiertan grandes sentimientos de empatía y cariño en el lector. Es una habilidad que no está al alcance de cualquier escritor y, cuando das con uno que lo consigue, se gana tu fidelidad.

Como nada es perfecto, he de decir que como en otras novelas de esta autora, me cuesta un poco entrar, porque sus comienzos no resultan muy atractivos. Quizás influya el hecho de que determinadas ideas que se van presentando resultan poco comprensibles hasta que se va avanzando un poco. No obstante, una vez que se entra en el relato, resulta complicado salir de él.

En definitiva, una novela que entrará a formar parte de mis imprescindibles y, siendo tan completa, me da la impresión de que es de esas obras que si vuelves a leer descubres matices que se pasaron por alto en la primera lectura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s