Archivo mensual: noviembre 2017

Eva

eva-perez-reverteAutor: Arturo Pérez Reverte

Año: 2017

Segunda entrega de la saga Falcó, que conserva todos los mimbres de la primera.

El entorno en el que se desenvuelve la novela sigue siendo la Guerra Civil española. En esta ocasión, el agente secreto debe intervenir en un complicado asunto, relacionado con un cargamento de oro que el gobierno republicano embarca con destino a la Unión Soviética y que el bando sublevado intercepta, obligando al mercante republicano a emprender una maniobra de escape, que culmina con ambos barcos, el perseguido y el perseguidor, que cuenta con mucho mayor poder armamentístico, en el puerto de Tánger, que supone un territorio neutral.

 Lorenzo Falcó, protagonista de esta saga, constituye una gran creación del autor, que goza de gran habilidad para modelar este tipo de personajes y dotarlos de unos rasgos que resultan tremendamente genuinos y específicos, gozando así de una gran credibilidad y despertando gran simpatía y admiración. Además, el personaje femenino de Eva, constituye el contrapunto, la horma de su zapato, la fortaleza del supuesto sexo débil, capaz de despertar la ternura del frío personaje.

La ambientación del relato es muy buena y, habiendo elementos navales involucrados, la solvencia del autor es sobrada. Me ha gustado especialmente el respeto profesado por ambos responsables de los buques implicados quienes, a pesar de militar en bandos distintos de una contienda bélica, sabían reconocer con honor la profesionalidad y responsabilidad del contrario, aunque tales cualidades pudiesen provocar su muerte y la de parte de su tripulación.

En este sentido, el capitán del mercante republicano me ha parecido uno de los mejores personajes de la novela, por la fidelidad a sus principios, a pesar de tener a mano una fácil y beneficiosa salvación, frente a una condena casi segura, y por primar en su escala de intereses, la salvación de su tripulación, sobre la suya propia.

Uno de los episodios que más me ha gustado ha sido el de la unión de los enemigos nacionales, frente a un accidental enemigo extranjero. No profundizaré para no desvelar nada, pero me ha parecido un episodio genuinamente español.

La novela reúne todos los mimbres para aventurar su éxito y, sobre todo, la ansiosa espera para que llegue una nueva entrega de la saga. Hay intriga, un escenario perfecto y muy bien construido para el desarrollo de la trama y, sobre todo, unos personajes brillantemente elaborados y ubicados en la historia.

La uruguaya

La uruguayaAutor: Pedro Mairal

Año: 2016

Lucas es un escritor en plena madurez, cuyo matrimonio y su economía pasan por momentos complicados, así que, aprovecha un viaje a Uruguay para cobrar unas rentas de los beneficios de la venta de sus libros, evitando así los impuestos que tendría que pagar en Argentina, para verse con Guerra, una amiga uruguaya con la que sigue en contacto tras un breve escarceo en un viaje previo, momento desde el cual anhela una aventura con ella, pese a la importante diferencia de edad.

Se trata de una narración escrita en primera persona en la que el protagonista, desde el principio, desvela un tono apesadumbrado, revelando una cierta decadencia vital que, a pesar de las grandes expectativas con las que espera contraponerla, en ningún momento deja entrever que vaya a culminar de forma exitosa.

La narración alude casi exclusivamente a un día en la vida de Lucas, el día del viaje a Uruguay, exceptuando ciertos pasajes en los que pone al lector en antecedentes sobre las circunstancias en las que conoció a  Guerra. No obstante, el narrador se sitúa en un momento posterior en el tiempo desde el que contempla un instante que debería haber significado un oasis en su desierto vital, en el que debería haber regresado a su país triunfador, con una gran cantidad de dinero y la culminación de una aventura pasional que lleva tiempo persiguiendo. Pero todo apunta a que no va a ser así.

Se trata de una novela relativamente breve, que se lee rápido. Me ha gustado especialmente la habilidad del autor para ambientar el relato de modo que, sin saber como transcurrirá ese día tan trascendente para Lucas, el derrotismo que empapa el tono del narrador, invita a pensar que nada será como se ha planeado y que, esa resurrección vital que para Lucas supuso el momento en el que conoció a Guerra, el momento en el que se volvió a sentir joven, pese a no serlo, pueda ser sólo un espejismo y que al final acabe imponiéndose la realidad de quien es.  También me ha gustado que no se disipen ciertas dudas sobre el papel de Guerra en alguno de los sucesos acontecidos porque, en realidad, tampoco importa.

Una novela muy interesante que invita a reflexionar, y tal vez a leerla por segunda vez para captar todos sus matices. Pese a su tono pesimista, en ella hay pinceladas de humor, así como reflexiones y diálogos de gran brillantez.