Archivo mensual: febrero 2018

Un día más

9788483657034Autor: Fabio Volo

Año: 2012

Después de unos años, he vuelto a leer esta novela y, como la primera vez no la reseñé, aquí la traigo porque me ha gustado tanto o más que aquella primera vez.

Giacomo es un joven que ha tenido diversas relaciones sentimentales pero ninguna ha cuajado, en parte por su miedo al compromiso. Siempre ha tenido éxito con las mujeres pero se encuentra con un reto que le resulta difícil de gestionar. Todas las mañanas comparte vagón en el tranvía con una chica que le atrae mucho. Entre ambos parece establecerse una complicidad silenciosa que, sin embargo, Giacomo es incapaz de convertir en algo más, ya que, el contexto le impide sentirse seguro de sus posibilidades o de la reciprocidad de su atracción. De este modo, una mirada o un roce se convierten en un gran paso adelante, hasta que un día ella se decide a dar el paso que él no se atreve a dar y le invita a tomar un café.

En resumen, podría decirse que esta novela es una bonita historia de amor, pero es más que eso. En primer lugar querría decir que en ningún momento cae en las cursilerías o tópicos de una novela romántica al uso. La originalidad y sagacidad con la que se aborda la componente sentimental la hace apta para cualquier público.

Además, la novela desgrana muy bien la personalidad de Giacomo, repasando aquellos momentos de su vida que han construido su conducta hasta ser como es, en el momento en que conoce a esa chica del tranvía. Se indaga en su vida familiar y sentimental, todo ello con un estilo muy ameno y con ciertas pinceladas de humor. En este sentido he de decir que, si bien, en ciertos pasajes la novela resulta muy femenina, los toques de humor son eminentemente masculinos.

Pero uno de los mayores aciertos de la novela, al menos para mí, es que, pese a que la novela gire fundamentalmente en torno a Giacomo, protagonista principal sin duda, es Michela, la desconocida del tranvía, quien desde un papel más secundario, da todo el sentido y la fuerza al relato. Ella, con una manera bastante natural y sobre todo racional, desarbola a Giacomo, lo pone ante sus contradicciones, sus miedos y le hace descubrir que es lo que realmente anhela, despertándolo de una vida rutinaria sin grandes metas, haciéndole plantearse cosas que ni siquiera habría sospechado que pudiese desear. Sin duda la manera en que el autor construye el personaje de Michela es uno de los mayores aciertos y méritos de esta novela. No voy a ocultar mi debilidad por este escritor, en este blog he comentado otras novelas suyas, siempre en un tono bastante aprobatorio pero, creo que ésta es la mejor que ha escrito o, al menos, la que más me ha gustado.

La ambientación es otro detalle a destacar. Hay una completa banda sonora que acompaña muchos pasajes del relato, y muchas referencias de Nueva York, ciudad en la que se desarrollan los momentos más destacables, aportando muy diversas localizaciones. Siempre se agradece que el autor muestre conocimiento de aquellos lugares en los que sitúa a sus personajes.

Podría decirse que esta novela presenta todos los elementos para hacer pasar momentos muy agradables durante su lectura. Es amena, divertida a ratos, romántica en otros y, pese a ello, no resulta superflua ni cursi, y aporta dos personajes muy bien perfilados que desempeñan muy bien sus respectivos papeles.