Archivo de la categoría: Eloy Moreno

Lo que encontré bajo el sofá

Autor: Eloy Moreno

Año: 2013

Segunda novela de este autor, tras su éxito con “El bolígrafo de gel verde”.

Se trata de una novela de las que hace pensar y reflexionar al lector, lo cual es un punto a favor, ya que es mérito de un autor conseguir que a través de una historia  el lector se plantee la adecuación del comportamiento de la protagonista, a pesar de que se trate de un tema muy recurrente.

Me ha resultado también muy grato el comienzo, con una gran cita de John Lennon y la parábola del globo que se escapa.

Alicia es una mujer casada y madre que, por motivos laborales, se ve en la necesidad de dejar el pequeño pueblo en el que vive con su marido, y trasladarse durante la semana a Toledo, para trabajar como profesora en un colegio de la capital castellano manchega.

En esta ciudad, al tiempo que descubre algunos de los secretos que esconden sus calles, se ve inmersa en una situación que hace tambalearse su vida cotidiana, tal y como la conocía hasta entonces. Esto le lleva a replantearse el futuro que desea y compartir sus dudas e inquietudes con otras mujeres que, sorprendentemente, no son tan ajenas a la situación que ella les dibuja.

Me ha parecido una bonita historia ya que, pese a describir y plantear un tema muy recurrente, tanto en la literatura como en el cine, lo envuelve con un acompañamiento muy adecuado, con las viejas calles de Toledo y su historia como telón de fondo, varias historias de amor truncado y una historia de amor floreciente que es impedida por un cruel acoso escolar. Junto a esto, nos encontramos con el protagonista secundario, un oscuro policía depositario de muchos secretos ajenos y propios.

Como pega he de decir que uno de los acompañamientos me parece innecesario y demasiado forzado. Se trata de la denuncia social que aborda el libro, y es que la excesiva alusión a la corrupción política no aporta nada nuevo para el lector y puede llegar a resultar de cierta demagogia, no tanto por incierta, sino por repetitiva, especialmente por su inutilidad, ya que el relato no la necesita e, incluso desvía la atención de lo fundamental de la historia en un desenlace final poco realista, respecto de ese sistema corrupto que se describe.

Me ha parecido muy brillante y original el estilo empleado por el autor para hablar de las historias cotidianas que se desarrollan en el escenario próximo (y no tan próximo) a los protagonistas principales, a pesar de tratarse de personas que sólo tienen cabida en esos momentos descriptivos, sin que se ahonde más en ellas.

En resumen, una novela muy recomendable, con un alto grado de profundización en los sentimientos, acompañado de cierta crítica social centrada en temas muy actuales.

El bolígrafo de gel verde

Autor: Eloy Moreno

Año: 2011

Hacía tiempo que le tenía ganas a este libro y no me ha defraudado, aunque con matices.

La obra narra la cotidianeidad de la vida de su protagonista, un hombre próximo a los cuarenta, sumido en una vida monótona que transcurre entre su oficina, el coche y su hogar, donde no está todo el tiempo que le gustaría, y no le quedan ganas ni emoción para disfrutar de su pareja.

El relato transcurre a modo de diario, narrando el protagonista algunos pasajes de su infancia que le marcaron, su relación con sus compañeros de oficina y con su mujer. El relato está escrito con un lenguaje sencillo pero no simple, fácil de leer de forma amena.

En un principio, la narración me pareció entretenida pero carente de argumentos para atraerme, es decir, me transmitía cierta indiferencia. Fue a partir de la mitad, más o menos, cuando me empezó a resultar más atractiva, coincidiendo con momentos claves que desembocan en acontecimientos que harán cambiar el destino del protagonista.  Finalmente, el relato gana en emotividad, apoyándose también en ciertos argumentos tópicos sobre el sentido de la vida metropolitana actual. Precisamente ahí reside el mensaje que la obra pretende trasladar al lector, y en el que no quiero profundizar para no estropear la lectura a nadie.

La novela deja un buen sabor de boca, pese a que hay algunos aspectos a los que no se le acaba de encontrar sentido, como la obsesión del protagonista en localizar el objeto que da título a la obra, obsesión que da juego al autor, ya que, alrededor de ella ocurrirán alguno de los sucesos que dan vida al relato.

También me ha parecido que hay algún desajuste temporal entre los sucesos ocurridos al final del relato y la cronología que se desgrana, es decir, poco tiempo real para que ocurran tantas cosas y a la vez dejen el poso que conduce a las consecuencias narradas.

En resumen, me ha parecido una novela recomendable, si bien, soy consciente de que no se trata de un tipo de relato que guste a todo el mundo.