Archivo de la categoría: Gaia Coltorti

La afinidad alquímica

Autora: Gaia Coltorti

Año: 2014

Esta obra narra una historia de amor, muy poco convencional, con un estilo que me ha sorprendido gratamente.

Giovanni y Selvaggia son dos hermanos mellizos, separados desde muy jóvenes debido al fracaso en el matrimonio de sus padres, que se conocen con dieciocho años cuando sus padres vuelven a darse una oportunidad. A medida que se van conociendo surge entre ellos una atracción que se va convirtiendo en deseo, dependencia y amor.

En primer lugar, me gustaría hacer una aclaración. En la sinopsis de esta obra se habla de hermanos mellizos, mientras que en la obra se habla siempre de gemelos. Esto puede resultar contradictorio y extraño, ya que, solemos identificar a los hermanos gemelos con la variedad de gemelos monocigóticos o idénticos que, salvo raras excepciones son del mismo sexo, diferenciándolos de los mellizos. Sin embargo, el término mellizo es una forma coloquial de definir a los gemelos dicigóticos, que es el caso de los protagonistas.

La narración se realiza con un estilo muy especial, ya que, es contada por un narrador que lo hace en segunda persona dirigiéndose al protagonista de la novela, Giovani. En ocasiones se puede entrever cierto tono de reproche o acusación en el narrador, actitud claramente concordante con el posicionamiento social mayoritario sobre esta relación.

No obstante, y aquí está en parte uno de los aciertos de la autora (demasiado joven para haber escrito una obra tan brillante, en mi opinión), se trata de dos hermanos que tienen conocimiento de que lo son, pero no son conscientes de ello, al haberse conocido por primera vez a una edad tan tardía (y aquí estaría uno de los peros de esta novela, la credibilidad de que esto pudiese acontecer). Es decir, ese sentimiento que se va fraguando hacia un hermano/a y que le hace incompatible con otro tipo de sentimientos, también afectivos pero de otra índole, en su caso no ha existido.

Y así, partiendo de esta premisa, la autora va tejiendo una historia combinando muchos elementos como la fogosidad de la adolescencia, la sumisión,  entrega y control de la voluntad ajena que causa o posibilita el amor, los celos, la posesividad, el carácter proscrito de una relación entre hermanos y, como telón de fondo en todo el relato, un cierto aire trágico que no obstante preludia un final incierto hacia el cual el lector se dirige con curiosidad.

Y es que, a pesar de tratarse de una historia protagonizada por adolescentes y escrita por una adolescente, la autora ha conseguido que sea una historia para todos los públicos, con una prosa muy cuidada y una progresividad en la relación entre los protagonistas, que atrapa la curiosidad del lector acerca de cómo se irá desarrollando y cuál será su culminación.

Asimismo, la novela también plantea un dilema moral al lector, acerca de si es lícito poner límites al amor. Este dilema se acentúa en la contraposición del carácter acusador del narrador y la actitud de los protagonistas, que asumen los papeles de cualquier persona en una relación convencional superando el sentimiento de culpa.