Archivo de la categoría: Irene Rodríguez

Cursum perficio

Autora: Irene Rodríguez

Año: 2013

Al igual que en otra novela de esta autora ya comentada aquí, el relato está localizado en un pueblo de veraneo de la España interior.

Miguel es un adolescente con graves problemas para relacionarse con los demás. En un verano marcado por un luctuoso acontecimiento en el pueblo, Miguel conocerá a Lucía, otra adolescente que está allí de veraneo. La presencia de Lucía en la vida de Miguel le abrirá a nuevas experiencias que le marcarán para el resto de su vida.

La novela está narrada con una gran delicadeza y ternura, y desgrana muy bien una bonita historia, típica de adolescencia pero que nunca se olvida. Esta ternura se ve interrumpida por la crudeza del misterioso asesinato cometido en el pueblo, y por  la dureza de la vida de Miguel, para quien la presencia de Lucía es una maravillosa experiencia que le permite evadirse de su triste realidad cotidiana.

Es una novela totalmente recomendable con una elevada carga de sentimentalismo y emocionalidad. Por poner una pega, me hubiera gustado un final un poco más definido, por decirlo de algún modo, pero en general me ha gustado.

Significado cero

Autora: Irene Rodríguez

Año: 2013

Breve novela intimista difícil de catalogar o reseñar.

La novela narra el último verano del siglo XX en la vida de unas chicas que se encuentran en esa fase en que la adolescencia se encamina hacia la madurez, de forma que ya se han vivido suficientes cosas para diferenciarse de las adolescentes, pero faltan vivencias y estabilidad para encontrar un camino concreto en la vida.

La novela se desarrolla en un lugar indeterminado del interior de la geografía española, que recibe en verano a muchas familias procedentes del centro de la península, al cual las protagonistas acuden año tras año.

La vida veraniega de estas jóvenes transcurre entre el desapego familiar y la rutina diaria, únicamente rota por fiestas en las que abundan el alcohol y las drogas, que les aportan un poco de evasión y de oportunidades de pasar el rato con chicos, en experiencias que en ocasiones ni recuerdan al día siguiente.

Se trata de una novela que entiendo que puede gustar o resultar tremendamente aburrida. Particularmente, me ha gustado y, en ciertos detalles, he identificado vivencias transcurridas en veranos con una esencia y cronología similares a la narrada. Supongo que, además del mérito de la autora, también hay que tener cierta semejanza generacional para ello.

Me ha gustado especialmente el modo en que se describe como, en esas edades, pasas mucho tiempo de tu vida rodeado de personas con las que compartes entretenimiento y buenos momentos, pero se es incapaz de compartir la más mínima inquietud acerca de sentimientos o emociones.