Archivo de la categoría: Javier Marías

Así empieza lo malo

portada-asi-empieza-malo

Autor: Javier Marías

Año: 2014

Novela ambientada en la época de la transición española, que transcurre en la casa de Eduardo y Beatriz, un matrimonio que, a pesar de que un día fue feliz, un secreto episodio hizo que el desprecio que él manifiesta hacia ella sea notorio, especialmente para Juan, un joven recién licenciado que entra a trabajar como secretario de Eduardo, director de cine, que se dedica fundamentalmente a buscar fuentes de financiación para sus proyectos. Juan se involucra cada vez más en la vida familiar e intenta desentrañar que fue o que ocurrió para que la relación se deteriorase de la forma en la que lo hizo.

Como otras novelas de este autor, esta se caracteriza por una prosa deliciosa, posiblemente a un nivel al alcance de muy pocos, que comparte protagonismo con la trama, que suele ser simple en su desarrollo, pero brillante en su ejecución. Asimismo, la riqueza de la narración se adentra en aspectos relativos a costumbres y psicología de la conducta humana que, normalmente no se suelen encontrar en las novelas, salvo que dichos aspectos sean una parte estructural del relato. Esto puede hacer que, para determinados lectores, algunos pasajes del relato se puedan hacer un poco espesos si lo que buscan es un relato en el que primen los hechos y no tanto la forma de contarlos.

En este caso, además, nos encontramos con personajes complejos y poco habituales, al formar parte de una cierta élite cultural, que asumen con relativa naturalidad, resultando muy creíbles

También me ha gustado la controversia histórica que plantea el autor sobre ciertas actitudes de personas que, habiendo sido afines al régimen dictatorial (y habiendo disfrutado de réditos por ello), en la nueva época intentaban travestirse ante la nueva realidad democrática, visualizándose como personas que habían sido críticas con el régimen. Pese a una condena inicial de tales comportamientos, incluso citando casos concretos sin nombrarlos, el protagonista acaba adoptando una actitud práctica de aceptación de dicha conducta, en la medida en que dicho comportamiento no le hbiese perjudicado y, alegando la imposibilidad de juzgar un comportamiento colectivo que, ya fuera por acción u omisión, había adoptado la gran ´mayoría social, por afán de supervivencia.

En resumen, novela muy recomendable para los fieles de este autor.

Los enamoramientos

Autor: Javier Marías Año. 2012. En esta ocasión, el autor vuelve a crear una novela en la que de nuevo juega con la muerte de un personaje, al igual que ha hecho en trabajos previos, si bien, en este caso, el enamoramiento aparece como telón de fondo a lo largo de toda la historia. La novela está narrada en primera persona por la protagonista quien conoce a un matrimonio con el que coincide todos los días en una cafetería en la que desayunan. La trágica muerte de él, las causas y las consecuencias que de ella se derivan constituye la trama argumental en base a la cual gira la trama. Hay que decir que la novela está escrita con una prosa brillantísima, seguramente de lo mejor que se pueda encontrar hoy día en el panorama nacional. Asimismo, el autor pone en boca de los protagonistas profundas y sagaces cavilaciones acerca de determinados aspectos que rodean la trama, que rayan lo filosófico, y que, si bien en algunas ocasiones pueden resultar de gran crudeza, a poco que reflexionemos, nos llegan a parecer de una cotidianeidad muy realista. Sirva como ejemplo de tales reflexiones el siguiente pasaje: “Cuando uno desea algo largo tiempo, resulta muy difícil dejar de desearlo, quiero decir admitir o darse cuenta de que ya no lo desea o de que prefiere otra cosa. La espera nutre y potencia ese deseo, la espera es acumulativa para con lo esperado, lo solidifica y lo vuelve pétreo, y entonces nos resistimos a reconocer que hemos malgastado años aguardando una señal que cuando por fin se produce ya no nos tienta, o nos da infinita pereza acudir a su llamada tardía de la que ahora desconfiamos, quizá porque no nos conviene movernos. Uno se acostumbra a vivir pendiente de la oportunidad que no llega, en el fondo tranquilo, a salvo y pasivo, en el fondo incrédulo de que nunca vaya a presentarse”. Dicho todo esto, cabe destacar que la novela desarrolla la trama fijándose más en la forma que en el fondo, por lo que, a diferencia de lo que podíamos encontrarnos en “Mañana en la batalla piensa en mi”, en esta ocasión el relato no atrapa y, si dejamos a un lado la brillantez del estilo de narración y nos vamos al entretenimiento, puede llegar a resultar un poco lenta o aburrida, a pesar de la manera tan hábil con la que el autor consigue crear dudas acerca de ciertos aspectos de la narración. En resumen novela no recomendable para quien busque principalmente entretenimiento y recomendable para los amantes de la buena prosa. https://www.cubby.com/p/_ecd0536407674c4eab960d46c1b5d8df/LE_JM

Travesía del horizonte

Autor: Javier Marías

Año: 1973

Segunda novela del autor que narra lo acontecido en una expedición conformada por científicos, intelectuales y personajes de la alta burguesía británica de principios del siglo XX.

La narración no es convencional, en el sentido en que, se trata de la lectura de un libro escrito por un conocido del escritor que ostenta el papel protagonista en la expedición. La lectura es realizada por un amigo del autor de la novela, a dos personas interesadas en el conocimiento de los hechos acontecidos en la expedición que, si bien tenía por objetivo llegar hasta la Antártida, no cumplió con el plan previsto.

El relato es corto, por ello no resulta pesado, si bien, apenas consigue captar  la expectación en algunos fragmentos.  No obstante, es justo decir que es fidedigno a la época que describe, no sólo por las descripciones, sino también por el lenguaje empleado, que hace parecer que se trata de una obra escrita en la propia época de la historia que narra.

Mañana en la batalla piensa en mi

Autor: Javier Marías

Año: 1994

Brillante novela, que posee la gran habilidad de atrapar al lector casi desde la primera frase.

Víctor es un escritor al que le ocurre un desgraciado suceso. Es testigo en primera persona del fulminante fallecimiento de una mujer. Él la acompaña en la agonía pues, estando su marido en viaje de trabajo y su hijo pequeño durmiendo, se habían introducido en su dormitorio con la intención de pasar una noche de placer que apenas había comenzado.

Tras el fallecimiento, Víctor tiene dudas acerca de cómo actuar; sus decisiones y las consecuencias que se derivarán de ellas conducirán la obra de manera magistral hacia un magnífico final.

Es curioso como, con un hilo conductor tan sencillo, el autor consigue construir un relato tan cautivador, basado, en gran parte, en los pensamientos y cavilaciones del protagonista que, en ocasiones rayan lo filosófico, empleando a la vez una prosa que no está al alcance de muchos autores. Como ejemplo, la frase “Hay cosas que uno debe saber en seguida para no andar por el mundo ni un solo minuto en una idea tan equivocada que el mundo es otro por ellas”, revela una idea que se repite en varias fases de la novela y que, tras el desenlace final adquirirá todo su significado y dimensión.

A diferencia de otras obras, en las cuales se construye una muy buena historia, a la cual, resulta complicado darle un final a la altura de las expectativas creadas, en este caso, el final está a la altura, permitiéndose el lujo de dejar entrever un buen final para luego abortarlo.

La nota cómica de la novela la pone el rey de España que, si bien su nombre no aparece en el relato, es un protagonista secundario fácilmente reconocible y notablemente satirizado.

Resumiendo, se trata de una novela muy recomendable, aunque con el audio se corre el riesgo de que se escape la comprensión de alguna de las reflexiones del protagonista, pues requieren concentración y facilidad para volver atrás.