Archivo de la categoría: Joel Dicker

La verdad sobre el caso Harry Quebert

Autor: Joel Dicker

Año: 2013

Se trata del fenómeno literario del verano (y posiblemente del año) y en realidad no faltan motivos.

Marcus es un escritor cuya primera novela ha tenido un gran éxito, pero no le surge la inspiración para su segunda novela y las presiones que soporta  de su editor son terribles. Por ello, acude a su amigo y mentor Harry Quebert, quien le convirtió en el escritor que es.

Marcus descubre accidentalmente que Harry mantuvo una relación con Nola, una niña que contaba con 15 años cuando él tenía 34. Más tarde, se descubre el cadáver de Nola, que llevaba años desaparecida, en la propiedad de Harry, lo que le convierte en acusado de asesinato.

Marcus, convencido de la inocencia de su amigo, comenzará una investigación dirigida a encontrar al asesino de Nola, lo que implicará destapar muchos trapos sucios en una pequeña población muy tradicional que esconde muchos secretos.

La narración alterna tres escenarios temporales, el presente en 2008, el verano de 1968 cuando se produjo la desaparición de Nola, y 1998, año en que Marcus conoció a Harry.

En lo relativo a la esencia de la novela (intriga y suspense), hay que decir que es magistral, logrando mantener el suspense hasta el final  y trazando una resolución brillante y bien hilada (no puedo decir más acerca de las bondades de la resolución para no dar pistas a los lectores que les estropeen un gran final).

Pero la novela es mucho más que eso. Así, tenemos la relación de maestro alumno que se convierte en sólida amistad, cuya lealtad se mantiene, incluso después de conocer pasajes que derrumban las certidumbres que hasta entonces tenía una de las partes.

También está la adoración que las gentes humildes de un pequeño pueblo norteamericano profesan por el desconocido recién llegado, a quien encumbran sin comprobar si realmente es lo que dice ser. Y, en este sentido, también es destacable ver cómo alguna de esas gentes pretende modificar sus costumbres y comportamientos, haciendo gala de unas maneras que ese supuesto gran hombre no demanda ni espera.

Y, aunque pueda pasar desapercibida, la novela también relata una bella historia de amor (ó quizás más), aunque no sea muy convencional.

Los personajes están muy bien construidos y son muy llamativos los papeles femeninos otorgados a las madres.

Como única pega, no me ha parecido muy creíble que un policía encargado de una investigación intente resolver el caso en compañía de un escritor que, además, va a escribir un libro sobre la investigación.

A pesar de esto, me ha parecido una gran novela que recomiendo fervientemente.